Vladimir Putin admite que la invasión de Ucrania tomará más tiempo del esperado

Vladimir Putin ha admitido que su invasión de Ucrania está tardando más de lo esperado a medida que la guerra continúa en el este y el sur del país

Vladimir Putin pensó que su "operación militar especial" llevaría solo algunos días.
Vladimir Putin pensó que su "operación militar especial" llevaría solo algunos días.
Foto: VALERIY SHARIFULIN/SPUTNIK/AFP / Getty Images

Vladimir Putin ha admitido que su invasión de Ucrania está tardando más de lo esperado a medida que la guerra continúa en el este y el sur del país.

En una reunión televisada en Rusia, el mandatario prometió que continuaría con la guerra y dijo: “Por supuesto, podría ser un proceso largo”.

La invasión no provocada de nueve meses de Ucrania ha matado y herido a decenas de miles y ha desplazado a millones de sus hogares. Putin dijo que Rusia “luchará constantemente por nuestros intereses”.

El alcalde de Kiev advirtió el miércoles sobre un escenario de “apocalipsis” para la capital de Ucrania este invierno si Rusia continúa con su andanada de ataques aéreos contra la infraestructura.

Los misiles rusos en objetivos de infraestructura energética han sumido repetidamente a franjas de Ucrania en la oscuridad.

El alcalde de Kiev, Vitali Kitschko, dijo: “Kiev podría perder el suministro de energía, agua y calor. El apocalipsis podría ocurrir, como en las películas de Hollywood, cuando no sea posible vivir en casa”.

“Pero estamos luchando y haciendo todo lo posible para asegurarnos de que esto no suceda”, agregó Kitschko.

Rusia no logró apoderarse de Kiev en los primeros días de la guerra debido a la feroz resistencia ucraniana.

Putin no se refirió a los reveses de Rusia en el campo de batalla ni a sus intentos de cimentar el control sobre las regiones incautadas, pero reconoció los problemas con los suministros, el tratamiento de los soldados heridos y las deserciones.

Las autoridades rusas intentaron fortalecer sus posiciones defensivas fronterizas el miércoles, después de un ataque con aviones no tripulados en un aeródromo ruso en la región de Kursk, en la frontera con Ucrania.

El lunes, dos bases aéreas rusas estratégicas a más de 300 millas de la frontera con Ucrania fueron atacadas con aviones no tripulados. Moscú culpó a Ucrania, pero sus funcionarios no se han atribuido formalmente la responsabilidad.

Rusia respondió con ataques de artillería, lanzacohetes, misiles, tanques y morteros contra edificios residenciales e infraestructura civil, lo que agravó los daños en la red eléctrica.

La empresa eléctrica privada ucraniana Ukrenergo dijo que las temperaturas en las áreas del este donde estaba haciendo reparaciones habían bajado hasta -17°C.

Mientras tanto, la oficina presidencial de Ucrania dijo que las fuerzas rusas atacaron durante la noche nueve regiones en el este y el sur, y reanudaron el uso de drones Shahed de fabricación iraní después de las dificultades de suministro.

En la ciudad de Kherson, un empleado de obras hidráulicas de 43 años murió cuando los bombardeos rusos provocaron un incendio y dañaron edificios residenciales, dijo la oficina presidencial.


También lee:
· Putin tiene un plan de escape a Venezuela si Rusia pierde la guerra, según su ex redactor de discursos
· Rusia ha perdido 91,000 soldados durante la guerra, según datos de Ucrania
· Ucrania se prepara para el invierno “más difícil” de su historia