Canciller ecuatoriano Holguín: “No caigan en manos de los coyotes”

Mientras la diplomacia ecuatoriana insta a sus compatriotas a no dejarse engañar por bandas criminales de tráfico humano, grupos cívicos presionan en Nueva York por un TPS

El ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Juan Carlos Holguín, durante la reunión con líderes ecuatorianos. /David Ramírez
El ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Juan Carlos Holguín, durante la reunión con líderes ecuatorianos. /David Ramírez
Foto: Cortesía

El arribo masivo de migrantes a la frontera México-Estados Unidos ha puesto contra la pared no sólo a la Administración Biden sino a los estados fronterizos y colateralmente a varias urbes del país consideradas “ciudades santuarios” por su flexibilidad en acoger a los inmigrantes indocumentados.

Como ninguna otra, Nueva York, es la meta más apetecida por quienes cruzan la frontera en busca del sueño americano y las consecuencias de esto han encendido las alarmas. De hecho, en los últimos meses la ciudad ha experimentado un arribo de gran cantidad de venezolanos y ecuatorianos.

Y es que aunque con escenarios políticos diferentes, Venezuela y Ecuador experimentan un éxodo sin precedentes de sus ciudadanos hacia Estados Unidos a pesar del riesgo que implica la travesía.

Precisamente, el ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Juan Carlos Holguín, quien estuvo recientemente en la Gran Manzana para presidir la incorporación de Ecuador como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, puesto que ocupará en el periodo 2023-2024, destacó que el primer objetivo del Gobierno sudamericano es destruir estas mafias de tráfico humano que operan en el Ecuador.

Holguín reveló que en las últimas 8 semanas las autoridades han arrestado a 70 miembros de tres bandas de coyoteros y advirtió que se viene un proceso más agresivo aún.

“Instamos a nuestros compatriotas a que no caigan en manos de estas estructuras criminales, porque no es una aventura venir a los Estados Unidos, muchos mueren en el camino. Lo más grave es que la mayoría son deportados. Los coyoteros los manipulan generándoles una deuda, pagan entre 10 mil y 30 mil dólares por venir y muchos no lo logran porque son engañados y extorsionados”.

Destacó que se trabaja a nivel regional para impedir que las estructuras criminales continúen utilizando nuevas rutas migratorias hacia Estados Unidos como las del Darién, considerada la más peligrosa del mundo.

Entre tanto, el número de ecuatorianos detenidos y deportados en la frontera se incrementó notablemente en los dos últimos años. El máximo histórico fue en 2021, cuando la cifra alcanzó las 97.094 personas, según la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Estos datos son los que manejan los defensores de los inmigrantes para responder a los gobiernos, en este caso al de Ecuador, que declina reconocer que los ciudadanos emigran por la falta de oportunidades y la inseguridad en el país.

El portal digital de la CBP establece que en el 2022, la cifra de detenidos y deportados se situó en 24.936 aún con las restricciones de visa que impusieron México y Guatemala, lo que significa que de no existir esas condiciones, el éxodo migratorio sería mayor.

William Murillo de 1800migrante.com observó que hay que tomar en cuenta que las cifras registradas por el sistema de control de la frontera son oficiales y lo que no se cuenta, dijo, son las cifras de los migrantes que pudieron cruzar burlando los controles, por lo que las cifras bien podrían duplicar los datos oficiales.

“Que el gobierno ecuatoriano reconozca que hay una crisis migratoria y humanitaria será difícil, porque evidenciaría que sus políticas públicas no están funcionando y que lo que venden en el país, es demagogia porque las cifras de ecuatorianos escapando de la pobreza y la violencia no dan espacio a otra interpretación”, dijo Murillo.

El defensor agregó que la Cancillería de Ecuador tiene que ejecutar cambios para detener la ola migratoria que, a todas luces, se le fue de las manos al gobierno ecuatoriano.

La organización mencionada ha denunciado sobre fallecimientos y casos de desaparecidos, muchos de ellos menores de edad, en el área de la frontera México-Estados Unidos.

La llegada a Nueva York de los solicitantes de asilo ha generado una crisis.

De gobierno a gobierno

En el marco de difícil situación regional, cabe recordar que el presidente Joe Biden recibió en Washington en diciembre pasado a su homólogo de Ecuador, Guillermo Lasso para juntos refrendar la United States-Ecuador Partnership Act of 2022, la ley bipartidista aprobada por el Congreso estadounidense que amplía la cooperación entre ambos países en el fortalecimiento de las instituciones democráticas, el crecimiento económico y la cooperación migratoria regional.

Esta ley de asociación además profundiza asistencia en seguridad, enfocada en ayudar a Ecuador a combatir la violencia de las pandillas apoyando los esfuerzos del gobierno para fortalecer su sector judicial, el sistema penitenciario y la seguridad marítima.

“La ley es muy positiva, sobre todo en el área de cooperación para el desarrollo. Hay muchas posibilidades para que Ecuador tenga preferencias en múltiples políticas, entre ellas, en el tema migratorio”, evaluó el canciller Holguín.

Según Holguín, Ecuador ha sido muy flexible con otros países en el tema migratorio y citó el caso específico con Venezuela.

“Tenemos casi 700 mil ciudadanos venezolanos en el país, de esos 500 mil decidieron establecerse como residentes y otros 200 mil están en tránsito y así como hemos sido solidarios, ahora esperamos que Estados Unidos pueda ser solidario con los ecuatorianos que se encuentran aquí”.

El diplomático aseguró que las relaciones entre Estados Unidos y Ecuador atraviesan su mejor momento y se mostró confiando en que se traduzcan en resultados concretos. Agregó que está empeñado en la profesionalización del servicio exterior ecuatoriano y en ese esfuerzo se asegurará de gestionar el incremento de presupuesto para que los consulados, como el de Nueva York, incrementen su personal para que puedan mejorar la creciente demanda de servicios.

Un TPS para los ecuatorianos

Pero los activistas ecuatorianos radicados en nuestra área exigen acciones mucho más concretas para ayudar a quienes lograron cruzar y están aquí en una situación migratoria irregular.

Una coalición conformada por organizaciones suscribió una carta abierta al presidente Guillermo Lasso en la que solicitan que su gobierno formalice ante Estados Unidos que se incluya a los inmigrantes ecuatorianos en el programa de alivio migratorio conocido como TPS.

El documento fue entregado al ministro de Relaciones Exteriores durante el encuentro que sostuvo con líderes ecuatorianos el pasado jueves 12 de enero en Manhattan.

“La comunidad ecuatoriana tiene la firme esperanza en que habrá cambios cualitativos para el país a partir de la firma de la Ley de Asociación entre los Estados Unidos y Ecuador”, dijo el periodista Onías Pacheco, portavoz de la coalición.

Según Pacheco, existen muchos factores geopolíticos en juego y como países aliados, la solución de la crisis migratoria debe ser parte de la agenda de cooperación.

“Ecuador ha hecho su parte ayudando a Venezuela y ahora es justa una acción de reciprocidad por parte de Estados Unidos”, agregó Pacheco.

El acuerdo United States-Ecuador Partnership Act of 2022 es el producto de un largo proceso en la legislatura estadounidense, pero, en síntesis, es un reconocimiento al liderazgo de Ecuador en asuntos globales, como su condena a la guerra de Rusia contra Ucrania y el rol que tendrá en los próximos dos años en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Estos son temas que sin duda EEUU debe considerar al momento de evaluar la petición del TPS por parte de Ecuador, observó finalmente el periodista.

Y de la salud nadie habla

La ciudad ofrece acceso a servicios de salud gratuitos sin importar el estatus migratorio del solicitante, comentó la ecuatoriana Gabriela Mayorga, gerente de promociones de Metro Plus Health.
En medio de las necesidades que apremian a los migrantes recién llegados como asegurarse el alojamiento, matricular a sus hijos en la escuela, alimentación diaria y alguna plaza de trabajo, poco o nada se dice sobre los servicios de salud.

Tras los meses de la larga travesía hasta arribar a la frontera y luego a la ciudad en los Estados Unidos donde se quieren radicar, la mayoría de los migrantes a más de la barrera del idioma, llegan plagados de enfermedades, como las estomacales y entre las más graves, depresión y ansiedad. Dos migrantes que llegaron a Nueva York, se suicidaron poco después de ser alojados en refugios de la ciudad.

“Ellos no tienen la más mínima de dónde acudir o a quién pedir ayuda. Creen que no nadie les va entender si quieren explicar lo que están sintiendo y prefieren sufrir en silencio”, dijo Mayorga, que estuvo en el consulado en el conversatorio con el ministro de Relaciones Exteriores.

Mayorga expuso la problemática de salud de los migrantes y los programas que tiene la ciudad de Nueva York para ayudarlos a través de los 11 hospitales y las 40 clínicas comunitarias del sistema público de salud.
“Hemos aprovechado la visita del Canciller para hacerle conocer la urgente necesidad de que se cree una unidad específica para atender el aspecto de salud de los migrantes. El consulado no tiene el personal suficiente para cubrir esta necesidad que es vital”, dijo.

La funcionaria de Metro Plus Health dijo que sus representantes se movilizan y utilizan todos los espacios posibles para orientar a los migrantes para que puedan acceder a los servicios de salud. Agregó que lo único que requieren es documentos que solo son emitidos por el consulado.