Impulsan proyecto para aumentar pruebas rápidas ante alza de enfermedades de transmisión sexual en barrios pobres de NYC

La concejal de la Gran Manzana Pierina Sánchez presentó una iniciativa que busca expandir el acceso de los neoyorquinos a exámenes de condiciones por contagios sexuales

Hospital Elmhurst, Queens, NYC.
Hospital Elmhurst, Queens, NYC.
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

A pesar de la lucha que la Ciudad de Nueva York ha venido haciendo en los últimos años para frenar las enfermedades de transmisión sexual, los índices de contagios en vecindarios de bajos recursos siguen siendo muy altos, especialmente en comunidades de latinos y afroamericanos, por lo que urge que más personas sepan si son portadores de alguna condición, a fin de recibir tratamiento y evitar contagiar a sus parejas sexuales.

Así lo advirtió la concejal del condado de El Bronx, Pierina Sánchez, tras anunciar que introdujo un proyecto de ley en el Concejo Municipal, que busca contener el auge de enfermedades de transmisión sexual, a través del aumento de pruebas médicas rápidas.

Con la iniciativa de ley, se requeriría que el Departamento de Salud Mental e Higiene haga que los servicios de pruebas rápidas estén disponibles en todos los distritos de la ciudad y se realice una campaña educativa para informar a las comunidades sobre los sitios donde pueden acceder a los exámenes médicos, al igual que la disponibilidad de los servicios de pruebas rápidas.

La legisladora destacó con suma preocupación, que en áreas de la Ciudad de Nueva York, como el condado que representa, están los niveles más altos de algunas enfermedades como el VIH en todo el estado, por lo que hizo un llamado a la legislatura municipal para que avance en la aprobación de su proyecto de ley.

El Bronx sufre las tasas más altas de VIH en los 62 condados del estado de Nueva York, y las tasas de infecciones de transmisión sexual son inaceptablemente altas entre los grupos vulnerables de nuestra ciudad”, aseguró la concejal neoyorquina de origen latino. “Al hacer que los servicios de pruebas rápidas estén disponibles en toda la ciudad y educar a los neoyorquinos, este proyecto de ley funcionará para reducir las tasas de infección y salvar vidas”.

La legisladora de la Gran Manzana advirtió que es hora de garantizar que todas las personas que lo requieran tengan acceso a los servicios que necesitan para saber su estatus sobre enfermedades de transmisión sexual.

Datos de los servicios de salud de la ciudad, señalan que El Bronx tiene más de 23,500 personas que viven con VIH, lo que representa más de tres veces la tasa general del estado de Nueva York y la más alta de la Gran Manzana.

Cabe advertir que aunque en la Gran Manzana las tasas de contagio de enfermedades como gonorrea y clamidia han disminuido, los índices de infección afectan desproporcionadamente a neoyorquinos en vecindarios de muy alta pobreza, con aproximadamente tres veces más casos que quienes viven en barrios de baja pobreza.

“El condado de El Bronx también tuvo las tasas más altas de muertes por VIH/SIDA. Estos índices son más alarmantes entre los negros no hispanos de El Bronx, a quienes se les diagnostica el VIH a una tasa de más del doble de la de sus vecinos blancos e hispanos, y experimentan la mayoría de las muertes por VIH/SIDA en nuestro condado”, agregó Sánchez.