Autoridades recomiendan la vacuna

Nueva York – Al ser causada por un virus, la influenza (o gripe) no se puede curar con antibióticos como la penicilina. Tampoco funcionan los remedios caseros o los que se pueden comprar en la farmacia sin prescripción médica.

Por ello las autoridades de salud aseguran que la única forma de prevenir la enfermedad es poniéndose la vacuna contra el “flu” en el otoño, es decir antes del mes de noviembre.

A pesar que la vacuna es la mejor forma de prevención, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) advierte que millones de personas en el país están en riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas a la influenza, si no se inmunizan.

La época en que la epidemia alcanza su punto máximo es a finales de enero, por ello el CDC advierte que aún existe suficiente tiempo para administrase la vacuna.

A pesar de que médicos, funcionarios gubernamentales y expertos insisten en que la dosis es efectiva y segura, muchos ciudadanos temen por los efectos adversos que pueda tener la vacuna. “Las vacunas son efectivas y son la principal forma de prevención de la influenza. Tenemos un historial de seguridad muy importante y muy bueno en este tipo de vacunas que utilizamos cada año contra la influencia estacional”, dice el CDC en un comunicado. El virus se presenta cada año entre los meses de noviembre y febrero, y según estimaciones oficiales, afecta a más del 20 por ciento del total de la población, matando a más de 30,000 personas cada año, lo que se constituye en la quinta causa de muerte en el país. Más información en cdc.gov y nyc.gov/health/flu.