Sudamérica inicia la carrera hacia Brasil

Nueve selecciones sueñan con participar de la fiesta del fútbol mundial 2014

Bogotá/EFE – En el estadio Centenario de Montevideo las selecciones de Uruguay y Bolivia darán mañana viernes, 7 de octubre, el puntapié inicial de las primeras eliminatorias sudamericanas que se jugarán sin Brasil por su condición de sede del Mundial de fútbol del 2014.

La primera de 18 jornadas -que conservan el formato original establecido con vistas al Mundial del 2002- la completarán los encuentros Ecuador vs. Venezuela, Argentina-Chile y Perú-Paraguay.

Tendrá descanso la selección de Colombia, que debía recibir la visita de Brasil, según el mismo libreto que se usó para las eliminatorias de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010.

Colombia debutará en la segunda fecha el 11 de octubre en La Paz.

Serán 72 partidos en pos de cuatro plazas directas y el derecho al quinto clasificado a una repesca con Asia, desenlace que se conocerá el 15 de octubre del 2013.

Uruguay, para muchos fuerte candidato a liderar estas eliminatorias por la continuidad de su proceso, repetirá con el equipo que se consagró campeón de la Copa América en Argentina el pasado mes de julio y con el que se ubicó cuarto en el Mundial de Sudáfrica.

Entre el amplio abanico de opciones tácticas su seleccionador, Oscar Washington Tabárez, dispone de un tridente ofensivo compuesto por Diego Forlán, el mejor jugador del pasado Mundial; Luis Suárez, el mejor de la última Copa América; y Edinson Cavani, nuevo astro del Nápoles.

Su primer escollo será Bolivia, una selección que trabaja bajo el fuego de las críticas y el pesimismo para recordar el camino del gol y poner fin a una racha que le impide ganar hace dos años.

Escudados en una aplicada defensa que promete dar muchos problemas en Montevideo a los jugadores de la ‘Celeste’, el equipo de Gustavo Quinteros cree, sin embargo, que su mayor fortaleza está en los 3.650 metros de altitud del estadio ‘Hernando Sile’s, de La Paz, a donde deberá llegar Colombia en la segunda jornada.

En Ecuador, el seleccionador colombiano Reinaldo Rueda echará mano frente a Venezuela de un grupo que mezcla juventud y experiencia.

Rueda urge de un triunfo en los casi 2.800 metros de altitud de Quito para ganar, por fin, la confianza del público, que no ha visto con buenos ojos su llegada, pese a que entrenadores colombianos llevaron al país a sus dos únicos mundiales: 2002 y 2006.

Venezuela debuta con la motivación de su cuarto puesto en la reciente Copa América pero tendrá como máximo desafío mostrar que no fue casual lo hecho en Argentina y lograr la histórica clasificación a un Mundial.

Argentina, que perdió el denominado ‘Superclásico de las Américas’ amistoso contra Brasil (0-0 y 2-0), orientada por Alejandro Sabella y con Lionel Messi como capitán, recibirá a Chile .

La figura del Barcelona español, en deuda con la ‘Albiceleste’, tiene el reto de pasar la página de la mala Copa América en casa y ofrecer recitales de la calidad que desborda en su club.

La meta de Chile, primer rival de Argentina, será mantener el estilo ofensivo que la ha caracterizado desde el pasado Mundial aunque extrañará la ausencia de su promotor, Marcelo Bielsa, y al máximo referente que ha tenido en la cancha, Alexis Sánchez.

La misión de Claudio Borghi consiste en sacar provecho del potencial de figuras como Humberto Suazo, con diez el máximo goleador de las pasadas eliminatorias; del arquero y capitán Claudio Bravo, así como de los volantes Arturo Vidal y Matías Fernández.

Perú, colista en las pasadas eliminatorias sudamericanas pero con un impresionante crecimiento que quedó certificado con el tercer puesto en la Copa América, tiene en su líder, Paolo Guerrero, al goleador de ese torneo, con cinco dianas, y a uno de los más experimentados seleccionadores, el uruguayo Sergio Markarián.

Sumar victorias para poner fin a la pesadilla de treinta años sin asistir a un Mundial parece ser para Markarián una ‘Misión posible’.

Paraguay, que sin ganar un partido fue finalista de la pasada Copa América, es dirigida desde hace menos de tres meses por un hombre de la casa, el ex internacional Francisco Arce, que debutará en el banco en Lima con la base del grupo que fue subacampeón en Argentina, pero con un estilo en formas y fondo diferente del que impuso Gerardo Martino.

Colombia, con Leonel Alvarez en lugar de Hernán Darío Gómez, jugará con la exigencia de su público de volver a un Mundial después de no asistir en las pasadas tres ediciones.

Para ello tiene una generación de gran presencia internacional encabezada por Radamel Falcao García, James Rodríguez, Giovanni Moreno y Teófilo Gutiérrez.