Sueños de ‘Dreamers’ son posibles en NYC

Ninguna faceta del debate sobre la inmigración en nuestro país es más cruel o económicamente absurdo que nuestro fracaso de ayudar a los niños indocumentados que han crecido en suelo americano.

Estos jóvenes han ido a la escuela junto a sus compañeros nativos y, en muchos casos han demostrado ser académicos, deportistas y empresarios sobresalientes. Sin embargo, cuando se gradúan de la escuela secundaria, entran en un limbo legal, con recursos limitados para perseguir una educación universitaria y subir la escalera económica. No habrá ayuda del Congreso dada la intransigencia republicana.

Hasta el candidato presidencial republicano llamado “moderado,” Mitt Romney, dijo recientemente que oponerse a la ayuda financiera a los estudiantes indocumentados “no era despiadado, sino inteligente”. Depende de las ciudades progresistas, los estados y las instituciones privadas el entrar de las líneas de banda y dar a estos jóvenes la oportunidad del sueño americano -o nadie más lo hará.

Cada año, alrededor de 65,000 niños de inmigrantes indocumentados que han crecido en los Estados Unidos se gradúan de la escuela secundaria. Y mientras son elegibles para solicitar entrada a la universidad, una red de leyes y la realidad económica crea un muro virtual entre los jóvenes inmigrantes de hoy y el tipo de educación que podría ayudarles ascender la escalera económica. Ya que les faltan la ciudadanía estadounidense o un estado legal de inmigración, es imposible obtener préstamos para la universidad.

Esos mismos factores prohíben a los estudiantes indocumentados encontrar un trabajo que les podría ayudar a pagar su propio camino a la universidad.

En la oficina del Defensor del Pueblo, estamos utilizando todo el peso del fondo para la Defensa Pública para ayudar a estos jóvenes aquí en la ciudad. El Fondo, en colaboración con la Coalición de Inmigrantes de Nueva York, ayudará a estudiantes indocumentados a financiar su educación universitaria. Este mes, el “Dream Fellowship Program” ofrecerá a 10 estudiantes con becas y pasantías.

Hasta hace poco, la Ciudad de Nueva York apreciaba este caso económico. Nuestra ciudad antes otorgaba la Beca Académica de Peter F. Vallone a estudiantes indocumentados y documentados cada año. Nombrado en honor de un ex presidente del Consejo de la Ciudad que representaba a las comunidades de inmigrantes más vibrantes de la ciudad, la beca ayudó a más de 14.000 estudiantes durante la última década. Lamentablemente, fue desechada en el presupuesto de este año, cortando una fuente vital de ayuda local.

Al invertir en su educación, saldríamos beneficiados de su futuro éxito económico y reduciríamos nuestros gastos en los servicios que de otro modo serían necesitados para mantenerlos a flote sin educación. Según la Oficina Presupuestaria del Congreso, la aprobación del DREAM Act hubiera reducido el déficit por $1.4 mil millones y aumentado los ingresos del gobierno por $2.3 mil millones durante los próximos 10 años. Y con perspectivas de trabajo tan desalentadoras, empresarios inmigrantes pueden provocar crecimiento y creación de empleo. A nivel nacional en el 2010, los inmigrantes tenían más del doble de la probabilidad de empezar un negocio que los americanos nativos.

Podemos ayudar a hacer las cosas bien. No podemos esperar que el Congreso actúe o que los presupuestos locales se restauren.