Necesitamos líderes auténticos

República Dominicana está pasando por un mal momento y hoy más que nunca necesita de líderes, dirigentes y personas idóneas de pueblo que encaren sus dificultades. Vemos con pesar que cada día ese tipo de personas son más escasas.

Adolecemos de ciudadanos preocupados por el bien común, que aboguen por defender más los intereses colectivos que los particulares, en definitiva a la nación le urge que surjan líderes cuyas decisiones y ejecutorias se conviertan en prioridades para el interés de los dominicanos, para que con ello nos inspiren confianza y nos hagan sentir que el porvenir de la patria no es imposible.

Desde hace tiempo, la mayoría de los sindicatos hacen amagos de defender a la gente y las instituciones públicas y privadas del país, provocando paros y huelgas para luego sus dirigentes enfrascarse con las autoridades del gobierno a realizar diálogos y negociaciones a conveniencia de sus propios intereses.

Los gremios y sindicatos son “cazados” como indefensas avecillas por cada gobierno de turno, resultando que cuando llega al poder determinado partido, los directivos de dichos gremios sólo responden a la línea política que ostentan y dictaminan las autoridades del momento. Dada esa lamentable situación, con los miembros de esos gremios se cometen abusos y vejaciones de toda índole: cancelaciones injustas, desconocimiento de la ley, irrespeto a la profesionalidad.

Pueblo mío no me culpe por mi ausencia, no me he ido porque he querido, sólo soy un exiliado económico, víctima del abominable sistema patrocinado por intolerantes, hostiles, ególatras y excluyentes dirigentes políticos que hoy gobiernan al país para beneficiar a un grupito selectivo que enarbolan siempre la bandera de su color específico, poniendo todos los huevos en una misma canasta, discriminando, dándole de lado a todo el que no le haga activismo político y embriagados de poder han llegado a creerse indispensables.

Por todas estas situaciones y para la salud de la patria, necesitamos con urgencia dirigentes y líderes auténticos.