Nueva York necesita su propio DREAM Act

La razón por la cual muchas personas de todo el mundo vienen a este país es simple: oportunidad para crecer, aprender y tener éxito. Eso fue lo que motivó a mis padres a venir de Ecuador y lo que continúa atrayendo gente capaz y energética de todas partes cada año.

Aún así, para los hijos de inmigrantes indocumentados, las oportunidades de obtener una educación superior están bloqueadas por obstáculos muy reales.

Por ley, los recursos financieros básicos que hacen posible el acceso a la universidad para tantos jóvenes, préstamos estudiantiles federales y becas, se le niegan sistemáticamente a los hijos de muchos inmigrantes nuevos, debido al hecho de que sus padres no tienen documentos. Y con 6.1 millones de jóvenes viviendo en la pobreza en este país, según un reporte realizado por el Pew Hispanic Center, al negarle recursos a estos niños para ir a la universidad, se les están negando las oportunidades que trae el tener una buena educación.

Aunque hay intentos en marcha para cambiar la ley y darle a los hijos de inmigrantes indocumentados el acceso a recursos financieros para la universidad, especialmente el propuesta de ley Dream Act, el apoyo para esta nueva ley y un fin para el obstáculo legal siguen siendo difícil de alcanzar.

Es por esto que estoy trabajando con una coalición de defensores para introducir una legislación que cree la New York State Dream Fund Commission.

Modelado con fondos similares en California e Illinois, el New York’s Dream Fund creará una comisión estatal de aprobación sin fines de lucro que recogerá donaciones privadas y las convertirá en fondos para becas para los hijos de inmigrantes indocumentados.

El Dream Fund hará que el sueño de una educación superior sea posible para los miembros de nuestra sociedad a quienes se les niegan las oportunidades que la educación superior brinda. Y lo hará sin crear ningún costo para el estado.

Nuestra legislación también permitirá que nuevas familias inmigrantes creen cuentas de ahorro para el costo de la universidad, si lo desean, como otra forma de pagar la universidad. Actualmente, se exige un número de seguro social para abrir estas cuentas, haciéndolo imposible para los inmigrantes indocumentados. La propuesta permitirá que se abran cuentas con tan solo un número de seguro social para pagar impuestos (tax ID number), permitiendo que las familias ahorren su propio dinero para la educación superior de los hijos.

Espero y sueño con que el New York Dream Fund permitirá que los hijos de inmigrantes alcancen su verdadero potencial y sean la próxima generación de doctores, abogados, maestros y estudiosos. Si podemos hacerlo posible para ellos, todos nos veremos beneficiados. Cuando esto suceda, la promesa de oportunidad que trajo a mis padres acá, se cumplirá verdaderamente.