Un Dynamo unido aspira a la gloria

Sigue a El Diario NY en Facebook

HOUSTON – El pasado lunes el Dynamo se enteró de que su jugador más valioso, Brad Davis, se perdería la final de la MLS hoy domingo ante el Galaxy de Los Angeles. La noticia se tomó con calma y es que luego de todo lo que ha pasado a lo largo de la temporada este equipo tiene una renovada fortaleza.

No hay preocupación, solamente se percibe un apoyo total a los que posiblemente remplacen a Davis.

Existe una unión en el equipo que es capaz de mover montañas. Así lo vio Stuart Holden, ex jugador del Dynamo, cuando estuvo de visita en los vestidores del equipo hace unas semanas.

“Se nota que hay una sólida unión, muy similar a la que teníamos cuando ganamos los dos campeonatos”, manifestó Holden.

“Este equipo tiene todo lo que se necesita para llegar a la final y ganar el título”, agregó.

Muchos no están de acuerdo con Holden porque el gran favorito es el Galaxy y es que se podría decir que los ‘galácticos’ tienen la mesa servida.

El Galaxy terminó como el mejor equipo de la liga; tiene mejores individualidades que los ‘naranja’; y juega en el Home Depot Center, su casa.

“Todo el año nos han hecho a un lado los críticos pero hemos encontrado la manera de salir adelante entre nosotros y eso nos ha dado mucha fuerza y confianza”, indicó Brian Ching, delantero del Dynamo.

“No nos molesta que muchos ya coronan al Galaxy como el campeón, es cierto tienen un gran equipo pero que nadie se equivoque, nosotros vamos a ese estadio con todas las intenciones de regresar con esa copa a Houston”, sentenció Ching.

Si el Dynamo da el campanazo, Dominic Kinnear se convertiría en el primer entrenador de la MLS que gana tres campeonatos. Pero si los angelinos se quedan con la copa, entonces el entrenador del Galaxy, Bruce Arena, sería el primer estratega que suma tres campeonatos de la liga estadounidense.

Kinnear comentó que su camino a la final estuvo lleno de retos que fueron superados gracias a varios factores, entre ellos la llegada del delantero hondureño Carlo Costly, el liderazgo de Ching y Davis, el rápido acoplamiento de los volantes Luiz Camargo y Adam Moffat, la polifuncionalidad de Geoff Cameron y que otros jugadores dieron el estirón, como Danny Cruz, Andrew Hainault, Calen Carr y Collin Clark.

“Estamos en la final y lo único que a ellos y a nosotros nos importa es ganar el título y hemos demostrado que tenemos un equipo muy capaz. Nadie pensó que íbamos a ganar en Kansas City pero lo hicimos”, manifestó Danny Cruz.