Escuchen a los Regentes

Poco a poco, el estado de Nueva York despierta a la realidad de que miles de los estudiantes que se educan en nuestras escuelas no podrán ir a la universidad, ni tener empleos decentes, ni pagar impuestos justos, debido a su estatus migratorio.

El mes pasado, la Junta de Regentes – la máxima autoridad en materia de educación del estado- envió un mensaje a Washington pidiendo la aprobación del llamado DREAM Act, una ley federal que daría a ciertos estudiantes indocumentados la oportunidad de obtener la residencia legal.

Reconociendo la urgencia de este asunto, esta semana los Regentes decidieron recomendar al estado de Nueva York que pasara una ley que extienda ayuda la financiera estatal que tienen todos los alumnos a nuestros estudiantes universitarios que no tienen estatus legal. Algo como lo que hizo California hace varias semanas.

Tras el anuncio, voces conservadoras criticaron la decisión de los Regentes, citando preocupaciones sobre el estado de la economía.

Lo que los críticos no dijeron es que impedirles a los estudiantes indocumentados que vayan a la universidad no sólo es una posición hipócrita –pues empleamos la mano de obra de sus padres trabajadores y les damos educación pública- sino que es económicamente dañino.

Nueva York invierte dinero en educar a los hijos de nuestros trabajadores indocumentados. Pero justo cuando están listos para ir a la universidad, tener un buen empleo y convertirse en contribuyentes, les negamos el acceso a los préstamos y las becas que ayudan a la mayoría de los estudiantes de bajos ingresos a cubrir el costo de la educación universitaria. Rehusados a quedar rezagados, muchos de estos estudiantes indocumentados trabajan largas horas fuera de los libros para poder pagarse la matrícula. Y al final de este espinoso camino, lo que encuentran es un mercado laboral que no puede usar sus talentos ni emplearlos porque, una vez más, el estatus migratorio que la mayoría no escogió les bloquea el camino.

Es alentador ver a las autoridades finalmente tratando de hacer algo para resolver esta cruel realidad. La Legislatura regresa a sesión en enero. La aprobación de esta ley debe ser una prioridad. El asambleísta Guillermo Linares y el senador Bill Perkins ya tienen un borrador de ley que puede servir como un punto inicial para esta discusión.

Esperamos que los legisladores y el Gobernador Cuomo escuchen el llamado de los Regentes, tomen la oportunidad y comiencen el nuevo año dándole a todos nuestros estudiantes la oportunidad de completar su educación.