Acusan a médico por recetas ilegales

NUEVA YORK/EDLP – Un médico que – según se alega- expendía ilegalmente recetas para sustancias controladas en una clínica de tratamiento del dolor en Flushing, Queens, fue acusado ayer en la Corte Suprema de Manhattan de cargos en relación a la venta ilícita de medicamentos a Michael Cornetta, quien falleció por una sobredosis.

Stan Xuhui Li, de 57 años, había sido identificado por el Newsday como uno de los doctores que prescribió drogas a David Laffer, condenado a cadena perpetua por haber asesinado el pasado 19 de junio a cuatro personas en una farmacia de Long Island para robar medicamentos controlados. Una investigación de ese rotativo, publicada la semana pasada, reveló que Laffer recibió 24 recetas de Li para 2,520 pastillas de hidrocodona entre octubre de 2009 y junio de 2011.

Li, un médico licenciado que trabaja a tiempo completo como anestesista en un hospital de Nueva York, operaba la clínica Medical Pain Management, localizada en Flushing, los sábados y algún domingo. Allí fue arrestado el sábado a las 9:30 a.m. , informó la oficina del Fiscal Especial Antinarcóticos en un comunicado.

Cornetta, un residente de Queens, supuestamente recibió de Li decenas de recetas para sustancias controladas -como oxicodona, alprazolam y fentanil- entre mayo de 2009 y agosto de 2010, y tuvo al menos dos sobredosis durante este período.

El 17 de enero de 2010, un médico en un hospital de la Ciudad de Nueva York llamó a Li y le notificó que Cornetta estaba siendo atendido en la sala de emergencias. Según la investigación, el anestesiólogo continuó prescribiéndole las drogas sin ninguna reducción en la cantidad o la dosis. El 11 de noviembre de 2010, Cornetta sufrió otra sobredosis y falleció tras una semana en terapia intensiva. La causa de la muerte fue intoxicación aguda por los efectos combinados del Fentanil , la cocaína y las benzodiacepinas.

Según la investigación, durante los últimos dos años y medio, Li escribió más de 17,000 recetas de sustancias controladas a sus pacientes para el tratamiento del dolor. De estas prescripciones, se estima que el 65% eran de oxicodona u otros fármacos opiáceos altamente adictivos. Más de la mitad de los pacientes de Li tenían edades entre 21 y 40 años.

“La epidemia de medicamentos recetados es la primera crisis de adicción que se ha originado con la profesión médica. Muchos doctores, sin saberlo, fomentaron la dependencia y la adicción a la prescripción de fármacos opiáceos”, indicó Bridget G. Brennan, Fiscal Especial Antinarcóticos de la ciudad de Nueva York. “El Dr. Li está acusado de una conducta de naturaleza completamente diferente. Está acusado de prescribir intencionalmente recetas de estupefacientes adictivos a cambio de dinero en efectivo y sin ninguna razón médica legítima. Esa conducta es sólo otra forma de narcotráfico”.

Li está acusado de 15 cargos de venta criminal de una prescripción de una sustancia controlada y cinco cargos de Imprudencia Temeraria. Cada cargo de venta criminal conlleva una sentencia máxima de cinco años y medio de prisión. El de imprudencia temeraria puede ser penado con hasta un año en la cárcel.

“El Dr. Li estaba firmando las recetas de estupefacientes altamente adictivos como la oxicodona y otros, pero en realidad estaba firmando una sentencia de muerte para Michael Cornetta”, señaló el Comisionado de Policía Raymond Kelly. “Este es otro ejemplo de cómo la distribución ilegal de medicamentos recetados destruye vidas”.

La Fiscal Especial Antinarcóticos también está investigando la presunta venta de recetas, por parte de Li, a otros pacientes, entre ellos nueve personas que sufrieron muertes por sobredosis de drogas desde enero de 2009.