Sí a este recorte impositivo

Sí a este recorte impositivo

Más de 160 millones de estadounidenses tendrán un aumento de impuestos a partir de enero si el Congreso no llega a un acuerdo para evitar que se eleve la retención salarial deducida para el Seguro Social.

El beneficio fue aprobado por republicanos y demócratas el año pasado sin mucha controversia. Hoy su extensión ha encontrado de nuevo las diferencias sobre impuestos que han separado a los dos partidos a lo largo de la sesión legislativa. La diferencia en este caso es que son los demócratas los que quieren continuar la reducción y los republicanos los que se oponen.

En realidad la bancada republicana está dividida entre los que no creen en la ventaja para la economía de extender y los que lo respaldan. Sin embargo, están unidos en su oposición a que se abone con un sobrecargo impositivo de 1.9% para los ingresos anuales mayores al millón de dólares, entre otras medidas.

La extensión y hasta la ampliación del beneficio impositivo como fue propuesta por el liderazgo demócrata del Senado es un respiro necesario para los trabajadores estadounidenses que contribuyen a la solvencia de la economía.

El mecanismo de pago con un sobrecargo a los millonarios es comprensible en momentos en que las tasas impositivas están más bajas que nunca. No es válido el argumento que esto afectará al comerciante pequeño, ya que son escasos los que tienen ingresos limpios mayores a un millón de dólares.

Esta no es una redistribución económica ni una guerra de clases, simplemente son ajustes necesarios que no tendrán una gran repercusión en los contribuyentes afectados y ayudará a la economía.

Han habido numerosos millonarios dispuestos a contribuir con más impuestos si eso contribuye a superar la crisis. El disgusto republicano a esta propuesta denota el alto contenido ideológico a su postura contra el aumento de impuestos.

Es hora que los republicanos respalden esta reducción de impuestos a los trabajadores con el mismo fervor que cuando defienden los recortes a las tasas de ingresos más altos.

Republicanos también deben respaldar reducción de impuestos a trabajadores.