¿Tendrá usted un hogar para los días feriados?

Hoy en día, muchos neoyorquinos no preguntan “¿estarás en tu casa para los días feriados?”. Lamentablemente la pregunta que hacen es “¿tendrás un hogar para los días feriados?”. Según el Pew Hispanic Center, “una cifra de hispanos más grande vivió en la pobreza que cualquier otro grupo en 2010”, basado en la nueva Medida Suplementaria de la Pobreza de Oficina de Censo. La riqueza mediana entre hogares hispanos había caído de $18.359 en 2005 a $6.325 en 2009. El descenso de 66% fue el más grande entre los grupos raciales y étnicos, según un nuevo informe del proyecto del Centro Pew de Estudios Sociales & Tendencias Demográficas.

Según el Comité de Ciudadanos para Niños de NYC, el 50% de todos los niños latinos en El Bronx viven en la pobreza, y en Manhattan, “un niño negro o latino es casi diez veces más probable vivir en la pobreza que un niño blanco”.

Las tasas de la pobreza latina suben al mismo tiempo que baja la financiación privada y pública para servicios de salud, albergue, cuidado de niños, cuidado de ancianos, despensas de alimento y programas extraescolares. Los padres no pueden trabajar si no tienen guarderías donde mantener a sus niños seguros y si no tienen programas extraescolares, ni pueden encontrar cuidado para suss envejecientes, ni si están enfermos o sufriendo hambre ellos mismos.

La asistencia de vivienda es especialmente crítica, y hay numerosos ejemplos de neoyorquinos que tienen hogares para los días feriados gracias solamente a sus organizaciones de servicios humanos. Por ejemplo, Edgar Restrepo, de 71 años, residente de Queens originario de Colombia, quien fuera atacado en 1990 mientras trabajaba como periodista. El golpe lo dejó ciego e incapacitado para trabajar. Vivió del seguro de incapacitados por 20 años y tuvo a un inquilino pagando alquiler en su hogar, cuando el inquilino paró de pagar el alquiler hace un año, Restrepo se atrasó en sus pagos de la hipoteca. Su enfermera de cuidado de personas mayores lo refirió a Catholic Charities en Brooklyn y Queens, quienes lo ayudaron con su hipoteca y pudo mantener su hogar.

Rosa, de 30 años, residente de East Harlem, durante varios años fue clienta de LSA Family Health Service (Little Sisters of Assumption) y se ha beneficiado del programa de alcance de maternidad de LSA al igual de su despensa de alimento. Ella y su familia de tres luchan para sobrevivir con cupones de alimentos y casi perdieron su departamento hace unos meses. El personal de LSA ayudó a Rosa para solicitar a un programa externo para las familias que reciben ayuda estatal y ayuda con su alquiler.

Nos favorece que el Gobernador Cuomo y legisladores de estado han adoptado reformas al código impositivo que aliviará el cargo de impuesto en neoyorquinos de ingresos medios y más-bajos. Pero nos preocupa que las nuevas medidas dejarán el gobierno de estado con un déficit de acerca de $2 billones de dólares para su presupuesto 2012 y pondrán programas de servicios humanos en riesgo de cortes adicionales.

Los legisladores del estado han cortado repetidas veces financiación para servicios humanos cuando han enfrentado déficits presupuestales. Tenemos que dejarle saber a nuestros senadores del estado y asambleístas cuánto nos interesan los servicios humanos y que no podemos permitir ni un corte más. Llame o escríbale a ellos, antes que comiencen a trabajar en el presupuesto del estado del próximo año. Díganles que les importa.