“La colmenita con hiel”

Tuve el estómago y la paciencia, además de la furia, de observar el video en que actúa el grupo de niños y adultos, vestidos de militares, adoctrinados por el régimen castrista que celebraron una gira por Estados Unidos. Ese video me ha dejado tan mal sabor que hubiera preferido tomar un pomo lleno de palmacristi, que sin dudas hubiera resultado más dulce.

Este grupo, al que, no por casualidad, se le ha dado el sugestivo nombre de “La colmenita”, aboga por la excarcelación de los cinco espías, a los que ellos llaman héroes, igual que al 1ro. de enero de 1959 llaman triunfo sabiendo que ha sido el fracaso más grande que haya tenido un gobierno en toda la historia de la Cuba republicana.

El sistema castrista utiliza siempre palabritas con el doble sentido de confundir y crear un tipo de compasión que ni ellos conocen. Todos sabemos la correspondencia que hay entre una colmena, un panal y las avispas, por lo que habría que ser muy ingenuo para no darse cuenta de la macabra intención del nombrecito.

Son los mismos niños que repiten diariamente que serán como el asesino del Che Guevara, olvidando a Martí, Maceo, Gómez y otros hombres honestos que hasta sus vidas dieron por ver a Cuba libre de bandidos como los que ahora detentan el poder en Cuba.

No hay nada malo con que un grupo de niños expresen su arte, pero que ese grupo venga a Estados Unidos con una agenda política, para que se libere a estos criminales que querían hacerle daño a este país y provocaron el derribo de dos inofensivas avionetas en pleno vuelo, es totalmente inadmisible y reprochable, pues sus integrantes en vez de miel expanden, además de hiel, todo el veneno provocador de que es capaz el régimen mas nefasto que ha conocido el pueblo cubano.

Esta desvergüenza, en pleno territorio estadounidense, se la debemos al actual presidente Barack Obama, a su “intercambio cultural” de una sola vía, y al relajamiento de las sanciones que le dan oxígeno y dólares a la dictadura más cruel y sanguinaria que haya conocido la otrora Perla de las Antillas. Me ha afectado mucho ese video porque pienso en esos inocentes infelices que tienen programado el cerebro con una doctrina tan maléfica que será casi imposible de erradicar aunque pasen varias décadas de Cuba en libertad.