RD dice no cargará con ‘graves deficiencias’ del registro civil haitiano

Santo Domingo – República Dominicana afirmó ayer que no puede cargar con “las consecuencias de las graves deficiencias que afectan el registro civil de Haití”, al defender su política migratoria de negar la nacionalidad a los hijos de indocumentados del vecino país.

Así lo manifestó el ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Morales Troncoso, en una comunicación enviada al periódico canadiense The Globe and Mail para repudiar los términos de un editorial titulado “Es injusto privar a los dominicanos descendientes de haitianos de su ciudadanía”.

Morales Troncoso asegura que el citado medio distorsionó la naturaleza de la relación que mantiene República Dominicana con su vecino, así como de políticas internas normales y regulares en una nación soberana.

Precisó que ambas naciones mantienen una relación normal, armoniosa y estrecha, características que se extienden a los ciudadanos haitianos que viven y trabajan en el territorio dominicano, en tanto están protegidos en virtud de los mismos derechos que todos bajo la Constitución Dominicana.

Indicó que la investigación y la posible anulación futura, de documentos del registro civil tales como certificados de nacimiento, de ninguna manera violan los compromisos internacionales de los derechos humanos asumidos por República Dominicana, “si aquellos afectados, tienen derecho a una nacionalidad diferente”.

Morales Troncoso expresó que “no puede pedírsele a la República Dominicana que cargue con el peso que conllevan los costos humanos y económicos de la grave situación que enfrenta el pueblo haitiano, para lo cual ven como su mejor solución la emigración a la República Dominicana, ni tampoco puede esperarse que asuma las consecuencias de las graves deficiencias que afectan al registro civil de Haití”.

Aseguró que, como país soberano, República Dominicana “es libre de determinar su propia ciudadanía y las reglas de migración dentro de los límites establecidos por el derecho internacional”.