Lecciones que la vida me enseñó

Durante mis años de estudio sobre la superación personal he recopilado una serie de enseñanzas que me han ayudado a vivir de una manera en la que me siento feliz y bendecida. Quiero compartirlas contigo para que las emplees en este nuevo año. Algunas de las lecciones las aprendí por experiencia propia, otras las leí, y una fue el consejo de alguien muy sabio.

1- Vigila tus pensamientos. Todo lo que sucede en este momento en tu vida es el resultado de los pensamientos que tuviste en el pasado. Para crear futuro exitoso, desde hoy piensa positivamente sobre tu salud, tus finanzas y el amor. Repite: “estoy en el proceso de recibir cosas buenas”, si lo crees, ¡así sucederá! Y cuando se presenten problemas, por más duros y difíciles que parezcan, confía en que encontrarás la fuerza y los recursos para resolverlos. La fe es clave para vivir en abundancia, por eso, no es casualidad que la primera sílaba de la palabra felicidad es fe.

2- Deshazte de todo lo que no sea útil o traiga discordia. Bien sea una relación, un trabajo o un armario viejo que ocupa espacio. Hasta que no sueltes lo que no te beneficia, no abrirás espacio para que lleguen nuevas y mejores oportunidades. Una vez sales de lo que no sirve, recibirás lo que Dios y el Universo tienen guardado para ti. Solo lo que sea provechoso y te de felicidad.

3- Nunca te alejes de los que te quieren. Tu trabajo, tu cuenta bancaria, o un lujoso automóvil no se ocuparán de ti cuando estés enfermo o triste, tus amistades y parientes sí lo harán. ¿Sabes cual es el común denominador entre las personas que aseguran ser felices? Es las relaciones auténticas y cercanas con sus familiares y amistades. Mantenlos cerca.

4- Disfruta el presente. Esta lección la aprendí mi abuelita, quien a sus 99 años, es independiente, saludable y feliz. Ella dice: “No guardes nada para una ocasión especial; usa tu vajilla fina, prende las velas decorativas, abre la botella de buen vino, ponle a tu cama el edredón elegante y siempre viste ropa interior bonita… ¡Hoy es especial!”

Pon en práctica estas enseñanzas y te aseguro que vivirás un año más feliz y con menos complicaciones. ¡Feliz 2012!