Rechacen el plan de redistribución electoral

Rechacen el plan de redistribución electoral

La población hispana de Nueva York creció en 19.2% de 2000 a 2010, más que cualquier otro grupo en el estado. Esto debería traducirse en un aumento en la representación política en todos los niveles de gobierno.

Esta lógica, sin embargo, parece tener sentido para todo el mundo menos para la comisión que actualmente rediseña el mapa electoral del estado. La comisión –un grupo tremendamente político compuesto por cuatro legisladores y dos civiles designados por dirigentes partidistas– está encargado de ajustar los distritos estatales y congresionales de manera que reflejen los cambios demográficos del Censo 2010.

En una propuesta presentada la semana pasada por la comisión, conocida como LATFOR, ellos hicieron exactamente lo opuesto. En lugar de crear un mapa que sirva a las comunidades que han crecido, salieron con un interesado plan que solo beneficiaría al Partido Republicano.

Esta injusta propuesta –la cual necesitará la aprobación de la legislatura estatal, el gobernador y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos– convenientemente agrega un nuevo distrito senatorial cerca de Albany donde a los republicanos les es más fácil salir electos, en lugar de crear uno en la ciudad de Nueva York donde hubo mayor crecimiento poblacional. El plan también coloca distritos más pequeños fuera de la ciudad, lo que le da más poder político a las comunidades en Upstate.

Para hacer las cosas peor, el nuevo mapa reduce tres distritos latinos en El Bronx –una de las áreas con más concentración de latinos en el estado.

El proceso y su resultado son terriblemente anti-democráticos y quebrantan el poder político de los latinos. El Gobernador ya ha dicho que vetara cualquier plan que obedezca intereses político. Grupos civiles latinos están exigiendo una revisión de esta propuesta. La Comisión debe volver a la mesa de negociaciones y rápidamente crear un plan serio que sea consistente con las tendencias poblacionales del estado y, sobre todo, que no perjudique a la comunidad que ha consolidado el crecimiento del estado.