Romney no le echará la bendición a indocumentados en EE.UU.

Dice que podría transar con quienes se alisten en las Fuerzas Armadas
Romney no le echará la bendición a indocumentados en EE.UU.
Tras ganar anoche en Florida, Mitt Romney, aspirante a la candidatura republicana por la presidencia de EE.UU., conversa con periodistas en el avión que lo lleva a Nevada.
Foto: AP / Gerald Herbert

Miami, 1 de Febrero – El exgobernador de Massachusetts, Mitt Romney, aseguró hoy que si llega a ser presidente de Estados Unidos no favorecerá a los inmigrantes que se encuentran en este país en situación irregular, salvo en el caso de quienes se alisten en las Fuerzas Armadas.

“No voy a dar ventajas a quienes han llegado ilegalmente, ya sea conscientemente o traídos por sus padres, frente a quienes esperan en sus países” a obtener un visa, advirtió en Telemundo un día después de haber ganado las primarias republicanas de Florida.

En la primera entrevista que concede a un medio hispano tras su victoria en Florida, Romney defendió que lo más conveniente es tener “un proceso migratorio claro” y que no favorezca a quienes han decidido venir a este país sin permiso para hacerlo.

Si llega al Gobierno, explicó que no va a ordenar que las autoridades vayan “por todo el país deportando a la gente”, sino que “deberíamos dar permisos de trabajo a quienes llegan legalmente”.

“Quienes vengan ilegalmente con el tiempo encontrarán muy difícil hallar trabajo y algunos volverán a sus casas”, aseguró Romney, quien añadió que “no me voy a preocupar por los individuos que deciden quedarse sin trabajar”.

En ese sentido, explicó que “me quiero asegurar de que los trabajos disponibles en este país lo están para quienes vienen legalmente y para la gente que ya vive aquí”.

A los jóvenes, que fueron traídos siendo muy niños a Estados Unidos pero que carecen de un estatus migratorio, Romney propuso conceder un permiso de residencia permanente a los que se incorporen a las Fuerzas Armadas.

En cuanto a su victoria en Florida, explicó que se debió fundamentalmente al “éxito” de los debates y a “los apoyos” logrados, entre los que citó al gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, y a legisladores latinos de Florida.

Preguntado por cómo evitar que continúen las ejecuciones hipotecarias que tanto afectan a los habitantes de Florida, entre ellos muchos hispanos, defendió que “lo mejor que puedo hacer es hacer que la economía vuelva a funcionar, para que la gente tenga trabajo y puedan asumir los pagos pendientes”.

En su opinión, el actual Gobierno estadounidense “se ha involucrado demasiado y ha hecho muy difícil que el mercado de vivienda funcione como debería”.