De nuestro diario y alarmante vivir

Las noticias que diariamente escuchamos, o vemos en este Nueva York, producto de la delincuencia, son realmente alarmantes.

Ya es usual que a diario tengamos que lamentarnos, por abusos o asaltos sexuales a indefensas mujeres.

También la ciudad es escenario para los atracos en bodegas, a taxistas y a personas mayores en sus propias casas, edificios, elevadores, etc. Ni se diga de los enfrentamientos y hasta crímenes después de una noche de copas, dentro o afuera de los bares.

¿Qué está pasando?, nos preguntamos los padres de familia, que quedan en vilo mientras permanecen los hijos en las escuelas, a expensas de también ser víctimas del “bullying” que gana terreno, de acuerdo a las estadísticas, y que se convierte en otra de las preocupaciones del neoyorquino.

Las imágenes del alcalde Bloomberg, junto al Jefe de la Policía de Nueva York, en los noticieros de la ciudad, ya son parte de las asiduas novedades de crónica roja, cuando nos explican el arresto de un maleante, o el aborto de un complot terrorista y hasta de las huellas que siguen de una red de traficantes o de tal asesino en serie,y hoy en día los ataques a tiros en contra de policías.

Y es plausible su labor y el esfuerzo que hacen nuestras autoridades por el control de este azote delincuencial que no tiene freno.

Y yo me pregunto si acaso en las reuniones de trabajo y estrategia de la Policía, ¿se habrán fijado y caído en cuenta que en la mayoría de las historias diarias del hampa en la ciudad, los episodios que se resuelven tienen que ver con la “oportuna” presencia de una cámara de seguridad o vigilancia?

No estaría nada mal, que en un breve estudio de este punto, resuelvan como norma municipal o como una obligación o ley ejecutiva, la implementación de cámaras por donde quiera que sugieran los profesionales, y que a la postre desemboque en la reducción de la criminalidad.

Adjunto a esta sugerencia, el deseo de convivir en nuestro Nueva York, con el buen basketball, el mejor baseball del mundo, con los Giants, a la puerta de un título, los espectáculos musicales multiétnicos en auge y nuestro emblemático cuerpo policial, brindando seguridad y confianza a las familias que residimos en la Gran Manzana.