Becaria desvela relación con Presidente Kennedy

Mimi Alford dijo que el expresidente puso fin a su virginidad el día que la conoció

Nueva York/EFE – Mimi Alford, que fue becaria de la Casa Blanca entre 1962 y 1963, revela en un libro que saldrá a la venta esta semana cómo el entonces presidente John F. Kennedy puso fin a su virginidad el mismo día que la conoció, iniciando una relación que duró un año y medio.

Alford, que ahora tiene 69 años y está jubilada de su empleo como administradora de una iglesia en Nueva York, llegó a su puesto como becaria en la oficina de prensa de la Casa Blanca en el verano de 1962, cuando inició un amorío con el presidente estadounidense, reveló el diario New York Post.

Según algunos extractos de esas memorias, cuatro días después de que Mimi, entonces de 19 años, llegara a la Casa Blanca, el presidente Kennedy, de 45 años, la invitó a nadar en la piscina de la mansión.

Luego, Mimi y otras jóvenes fueron invitadas a un encuentro vespertino tras el cual, según la exbecaria, el entonces presidente de Estados Unidos la llevó al “dormitorio de la señora (Jacqueline) Kennedy”, la besó, la acarició y la inició sexualmente.

En 1962 la entonces Mimi Beardsley era alumna de la Universidad Wheaton, un colegio femenino en Massachusetts, y las versiones sobre su relación con Kennedy aparecieron, por primera vez, en una biografía del presidente publicada en 2003 por Robert Dallek.

Asimismo la asistente de prensa de Kennedy, Barbara Gamarekian, hizo referencias a esa relación en testimonios orales transcritos por la Biblioteca y Museo Presidencial John F. Kennedy.

Esa primera noche, según el relato de Alford, el presidente soltó los botones del vestido de la joven, le tocó los senos, y le preguntó si ésa sería su primera relación sexual, a lo que ella asintió.

“¿Estás bien?”, le preguntó Kennedy, quien, según la exbecaria, siguió adelante “más gentilmente” hasta que terminó, “se subió los pantalones”, le ofreció una sonrisa a la muchacha y le indicó de manera escueta que fuera al baño.

La exbecaria revela que la última vez que estuvo con John F. Kennedy fue en Nueva York el 15 de noviembre de 1963, una semana antes de su asesinato, cuando se encontraron en el Hotel Carlyle de Manhattan.