Piden que se vote por mantener el mismo estatus en Puerto Rico

Cabe recordar que la consulta sobre la relación política con Estados Unidos a celebrarse el próximo 6 de noviembre no tiene ningún valor jurídico

San Juan, 13 de febrero.- El opositor Partido Popular Democrático (PPD) solicitará el voto a favor de mantener a Puerto Rico como Estado Libre Asociado de EE.UU en la consulta sobre el estatus de la isla, no vinculante, a realizarse el próximo 6 de noviembre, fecha coincidente con las elecciones a gobernador.

Según el líder y presidente del PPD, Alejandro García Padilla, hoy en declaraciones a la emisora radial WKAQ; su formación recomendará al electorado votar a favor de mantener el presente estatus político establecido en 1952.

García Padilla, cuyo partido había mantenido la incógnita hasta el momento de cuál iba a ser su postura en la consulta, dijo que con el “sí” a mantener el actual estatus se castiga al Ejecutivo de Luis Fortuño, el actual gobernador del anexionista Partido Nuevo Progresista (PNP).

“Vamos a hacer un voto de castigo”, señaló García Padilla, tras la Junta de Gobierno de su partido del pasado fin de semana de la cual salió la decisión de solicitar al electorado el “sí”, sobre una cita que constará de una segunda pregunta en la que se cuestionará sobre el estatus político preferido por los boricuas.

García Padilla y el PPD sostienen que el Gobierno de Fortuño estableció la misma fecha del 6 de noviembre para el sufragio a gobernador y el plebiscito sobre el estatus de la isla caribeña para favorecer sus intereses electorales.

La dirección del PPD denuncia que Fortuño escogió esa fecha para que el electorado identifique la opción de anexión a los Estados Unidos -posibilidad que se incluye en la segunda pregunta de la consulta- con la figura del actual jefe del Ejecutivo, cuyo partido ha defendido históricamente esa opción.

El PPD argumenta que en un momento de baja popularidad de Fortuño, el actual Ejecutivo trata con esa maniobra de que el electorado inclinado a modificar el presente estatus identifique esa opción con la figura del actual gobernador, cuya formación pretende la anexión de la isla a Estados Unidos.

“El mensaje es sencillo, vota ‘sí’ en la primera -pregunta-. Eso significa que sí quieres sacar a Fortuño”, asegura García Padilla, para quien el de noviembre es “un plebíscito que lo que busca es reelegir a Fortuño”.

La consulta sobre el estatus de noviembre incluye, además del “sí” o “no” a mantener el presente estatus, una segunda pregunta en la que se solicita a la población que se decante por tres opciones fuera de la Cláusula Territorial de la Constitución de la Constitución de Estados Unidos que perpetúa la presente situación política.

La segunda pregunta cuestionará a los puertorriqueños sobre si prefieren la llamada “estadidad” -anexión- como primera elección posible, lo que significaría convertirse en un estado más del país norteamericano, incluido el derecho a la plena representación en el Congreso.

La segunda elección posible es la independencia, lo que, de llevarse finalmente a cabo, exigiría al Congreso federal promulgar la legislación necesaria para iniciar la transición de Puerto Rico hacia una nación independiente.

El denominado Estado Libre Asociado Soberano es la tercera posible elección de los puertorriqueños en la segunda pregunta, una opción que supondría colocar a la isla fuera de la Cláusula Territorial de la Constitución de Estados Unidos y que se entiende como una asociación libre y voluntaria con el país norteamericano.

Puerto Rico ha celebrado varias consultas sobre el estatus -en 1967, 1993 y 1998-, aunque en todas se dio, únicamente, la posibilidad de elegir entre varias opciones, pero no se cuestionó sobre el término del actual estatus.

La consulta sobre la relación política con Estados Unidos que se celebrará el próximo 6 de noviembre no tiene ningún valor jurídico, ya que el Capitolio hace meses dejó en claro que no avalaba la celebración de un referendo sobre el estatus político de la isla caribeña, que depende directamente de esa cámara legislativa.