Con un pie en cuartos

Barcelona supera al Leverkusen en la ida de la Champions con goles de Alexis y Messi

Guía de Regalos

Con un pie en cuartos
La magia de Lionel Messi aparece al anotar el tercer tanto de su equipo ante Daniel Schwaab, del Bayern.
Foto: EFE

LEVERKUSEN, Alemania (EFE).— El Barcelona se impuso ayer 1-3 a domicilio al Bayer Leverkusen, con dos goles del chileno Alexis Sánchez y un gol del argentino Lionel Messi, con lo que pone pie y medio en los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Al comienzo, el Barcelona se encontró con un muro planteado por el Leverkusen, el que tardó en superar y que hizo que hubiera un primer tiempo con pocas jugadas de ataque, al que siguió una segunda parte completamente distinta, con un futbol ofensivo de parte de ambos equipos.

La apuesta del Leverkusen era clara, y todo su planteamiento estaba dirigido a tratar de no dejar jugar al Barcelona.

El equipo de Robin Dutt, lleno de respeto por el rival, prefería renunciar a posibles situaciones de contragolpe con tal de no perder el orden defensivo, y se concentraba en reducirle espacios al contrario a partir de la línea central.

El Barcelona tenía una posesión de pelota en torno al 80 por ciento, hacía circular el balón y esperaba que se abrieran posibles boquetes en la muralla que había planteado el conjunto alemán.

El partido se jugaba muy lejos de ambas porterías.

En los dos arcos, Víctor Valdes y Bernd Leno parecían dos espectadores más.

Valdes intervino por primera vez hasta el minuto 36, al cortar un centro de Corluka que no tenía destinatario.

Y Leno apareció dos minutos después para detener sin problemas un disparo inofensivo de Lionel Messi.

Para el Barcelona la clave estaba en esperar una situación con balón parado o en mantenerse al acecho para sacarle partido al momento en que el Leverkusen perdiera el orden defensivo y dar el zarpazo.

Ocurrió lo segundo cuando, en el 41’, el Barcelona ganó el balón en un saque largo de Leno y fabricó un contragolpe fulminante ante el que el Leverkusen, tomado a contrapié, no tuvo nada que oponer.

Cesc recibió la pelota en el círculo central y le metió un balonazo largo a Alexis que le ganó la espalda a la defensa del Leverkusen, llegó al área y

definió con precisión.

Como era de esperar, tras el gol del Barsa el Leverkusen salió en plan ofensivo y el partido se convirtió en algo completamente distinto al ajedrez táctico de la primera parte.

El Leverkusen decidió intentar jugar al futbol y pronto se advirtió que el Barcelona podía ser vulnerable.

En el 51’ se produjo la primera llegada clara del equipo local con un cabezazo del lateral izquierdo Michael Kadlec al final de una jugada en la que el Barcelona había procurado, sin éxito, alejar repetidamente la pelota de su área.

El Barcelona reaccionó de inmediato y otra vez fue la misma fórmula la que le devolvió la ventaja: Pase de Cesc por el callejón que dejaba abierta la defensa del Barcelona y Alexis que define ante Leno.

El Leverekusen tuvo el empate muy cerca con disparo contra el poste de Gonzalo Castro en el 64’. Del otro lado, Leno le tuvo que quitar de los pies una pelota a Alexis y en el 72’ Messi hizo parar al estadio con una gran jugada, con túnel incluido a Schwaab, que terminó con remate desviado desde un ángulo difícil.

En el 85’ Alexis estuvo al borde de su tercer gol con remate de cabeza que obligó a Leno a reaccionar con una buena parada.

Finalmente, fue Messi quien puso la puntilla en el 88’ al definir tras una buena combinación con Alves.

Los barcelonistas Alexis Sánchez y Sergio Busquets celebraron al final del partido, pero ninguno de los dos ha dado por definitivo el resultado para la vuelta en el Camp Nou para dentro de dos semanas.

El chileno, autor de los dos primeros goles del Barcelona, dijo que su segundo tanto fue “fundamental” para dar tranquilidad a su equipo, después de que el Bayer Leverkusen llegó a empatar el partido.

“Tenemos el pie derecho dentro de los cuartos de final, pero no podemos relajarnos para el partido de Barcelona. Vamos a seguir hasta el final, cueste lo que cueste”, expresó.

Por su parte, Busquets, que regresó a la titularidad después de una grave lesión, cuando sufrió un corte bajo la rodilla, admitió que se sentía “muy cansado” y un poco “dolido” en algunas acciones.

“Es un buen resultado y da tranquilidad para la vuelta y también para la Liga. La ronda no está sentenciada. Ha sido un bien resultado y sabemos cómo son los alemanes”, indicó.

Busquets desea que la victoria en esta ida de los octavos de final de la Liga de Campeones sirva “para remontar el vuelo en la Liga”, después de haber quedado a 10 puntos del líder.