Cuida tu espalda durante el embarazo

Te recomendamos algunos ejercicios para evitar lesiones en esta zona.

Guía de Regalos

Cuida tu espalda durante el embarazo
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Cuando la noticia de un embarazo se ha confirmado, muchos son campos de cuidado que se toman en consideración para procurar el bienestar de la mamá y del bebé, pero hay uno que a pesar de su importancia no siempre le brindamos la atención adecuada y es nada menos que la espalda.

Aunque se podría considerar que el hecho de cuidar del organismo incluye todas y cada una de las partes que lo integran, la realidad es que en este periodo se necesita tratarlos de forma individualizada, en especial la espalda, ya que debido a todos los cambios corporales que se registrarán a lo largo de la gestación, será una de las zonas más vulnerables.

Como lo explica el doctor César González, traumatólogo ortopedista con subespecialidad en columna, “los cambios fisiológicos cambian el centro de gravedad, por lo que al ir creciendo el abdomen éste se concentra en esta parte, y aunque de forma natural el organismo ajusta las tres curvas de la espalda –cervical, dorsal y lumbar-. El hecho de ganar más peso del indicado, o de utilizar zapatos de tacón muy alto, afectan severamente la espalda”.

Esta zona es una estructura de carga que protege al sistema nervioso y paulatinamente se ajusta a los cambios del embarazo, pero cuando esta etapa se inició con sobrepeso y además se continúa con un ritmo acelerado de ganancia de kilos, la columna se somete a una presión mayor de la que está acostumbrada a tolerar, y si a eso se suma el hecho de usar un calzado inadecuado, la conclusión es que no se da la oportunidad a que esas adaptaciones normales que el organismo debería realizar para la salud de la espalda, no se concretan, produciendo dolores y lesionen.

Para evitar que esto ocurra, el experto aconseja hacer ejercicios que ayuden a fortalecer la columna y que desde luego, no representen un riesgo para una sana gestación, por lo que antes de optar por cualquier ejercicio es necesario consultar con el médico para que autorice su ejecución.

“Salvo casos muy puntuales en los que el embarazo puede estar en riesgo, todas las mujeres pueden continuar con su vida normal y practicar alguna actividad física. La natación, especialmente cuando se practica en estilo de espalda contribuye a fortalecer y desarrollar los músculos”.

Además también recomienda considerar los siguientes puntos para garantizar el bienestar de la columna:

• Si ya existe el interés por quedar embarazada, hay que procurar perder peso antes de gestar, debido a que esto contribuye a la salud integral de la madre y el hijo.

• A partir de los tres meses de embarazo se puede considerar el uso de una faja, para ayudar a sujetar el peso que supone el desarrollo del bebé.

• Usar zapatos cómodos, que tengan idealmente un tacón de entre 3 y 4 centímetros, tampoco son recomendables los de tipo ‘flat’, es decir, los que son planos completamente.

• Independientemente del uso de la faja, es necesario realizar ejercicio, pues de lo contrario los músculos se debilitan.

Cuando se lleva una vida laboral activa que implique la necesidad de pasar mucho tiempo de pie o sentada, hay que procurar algún tipo de movimiento, ya que esta condición sedentaria predispone a padecimientos de la espalda.

El doctor César González advierte que el cuerpo humano está diseñado para mantenerse en acción, por lo que permanecer largos periodos en una misma posición y además incómoda, es un riesgo latente.

“En la medida de lo posible, las mujeres embarazadas que tienen alguna de estas condiciones deben procurar hacer algunos ejercicios aún en la posición en que se encuentren: flexionar las rodillas, dar unos pasos y brindar descanso a la espalda, a lo largo del día, independientemente de la actividad física que se elija, como puede ser la natación, pilates, yoga, baile, entre otras opciones”.

Una de las primeras responsabilidades al estar embarazada es cuidar del bienestar propio, en consecuencia, se garantiza el del bebé. No hay parte del cuerpo menos importante que otra o que pueda someterse a una mayor presión, apostando a que se es una mujer fuerte y muy actual, pero la mejor manera de demostrarlo es velando por la seguridad de ambos.

“La perseverancia es el motor del éxito”.

http://www.sermexico.org.mx

Bojorge@teleton.org.mx