Golpe bajo contra Danilo Medina

Sigue a El Diario NY en Facebook

En los últimos días se han producido en República Dominicana tres sucesos que llaman la atención por considerarse cuestionables y muy “sensibles” en tiempos electorales.

Primero, las decenas de muertes ocasionadas al zozobrar una embarcación que salió del litoral noreste del país con destino a la vecina isla de Puerto Rico. Al parecer, la situación volvió a salírsele de las manos a las autoridades y los viajes en yolas se ponen de moda, sin que le importe a esos “empresarios” las pérdidas humanas.

El segundo hecho, talvez el de mayor trascendencia a nivel internacional, lo constituye el tiroteo contra la cantante merenguera Miriam Cruz, su esposo y su director musical Henry Jiménez, por parte de una patrulla policial, luego de cumplir compromisos profesionales en una ciudad del sur del país.

A pesar de que el auto de la cantante estaba debidamente rotulado con su nombre, los agentes del orden la emprendieron a tiros contra la artista y sus acompañantes, en un acto tan deplorable que apenas comienza a repercutir en el plano internacional.

Pero hablemos del más bochornoso.

Recientemente la residencia del periodista Guillermo Gómez, opositor acérrimo del actual gobierno del presidente Fernández, y conductor del programa televisivo “Aeromundo”, fue el blanco de un allanamiento estilo película, con tanquetas, autos blindados y numerosos policías enmascarados de los llamados “Swat”.

Los agentes del orden público buscaban, supuestamente, evidencias de espionaje en la casa del reconocido comunicador que lleva más de 30 años convertido en una bocina opositora. Ese allanamiento nos recuerda los tiempos del ex presidente Joaquín Balaguer, a quien un amplio sector de la vida nacional lo acusaba de totalitario y represivo.

Aparentemente, el presidente Leonel Fernández estaría siendo mal asesorado, o alguien dentro de su propio gobierno quiere que su segundo mandato quede empañado con sangre, persecución y atropello.

El candidato Danilo Medina debe levantarse, protestar y exigir de su propio gobierno más cautela a la orden de actuar. Un allanamiento de esa naturaleza no era necesario. Estos tres hechos lamentables constituyen un golpe bajo a la saludable candidatura presidencial del Lic. Medina.