Diabetes: Nuestra comunidad amenazada

Desde el 15 de noviembre del año pasado, con motivo del Día Latino de Concientización sobre la Diabetes, la Hispanic Federation lleva a cabo, en alianza con el Centro Médico Mount Sinai, una campaña de educación y difusión sobre esa enfermedad cuyo lema es ¡Infórmate! Examínate! ¡Cuídate!

De manera resumida, la diabetes es una grave enfermedad crónica en la cual la persona afectada no produce suficiente insulina, una hormona esencial para transformar la glucosa o azúcar en energía y la acumula, en cambio, en la sangre. Eventualmente, ese exceso de azúcar provoca graves daños a algunos o varios de los órganos principales y puede ser fatal.

En nuestro país, más de tres millones de hispanos adultos sufren esa enfermedad. Más grave aún, se calcula que otros dos millones de latinos tienen diabetes sin saberlo y 12 millones más son pre-diabéticos.

“Los latinos están en riesgo, principalmente, a causa de una dieta rica en grasas, un estilo de vida sedentario y cierta predisposición genética”, dice el Dr. Eliscer Guzmán, un cardiólogo especializado en el tema de la diabetes.

La Ciudad de Nueva York es el principal escenario de la crisis de la diabetes que aqueja a nuestra comunidad. En la última década, el número de neoyorquinos hispanos con diabetes ha pasado a ser dos veces superior al de 2001, más de 300,000 hispanos adultos.

Eso quiere decir que nuestra tasa de incidencia de la enfermedad -que es del 13%- supera en más del doble a la de los blancos no latinos. Y en algunos de los vecindarios donde hay grandes concentraciones de hispanos -el Sur del Bronx, el Barrio de Harlem, partes de Brooklyn- casi una de cada cinco personas adultas, o el 20%, tiene diabetes.

“La diabetes también es una enfermedad que odia a las mujeres. Aunque la frecuencia de la diabetes en las mujeres es solamente un poquito más alta que en los hombres, cuando la enfermedad afecta a una mujer le produce muchas más complicaciones cardiovasculares. Por ejemplo, si una mujer diabética tiene un infarto del corazón, sus probabilidades de morir son mucho mayores. Igualmente, si esa mujer necesita algún tratamiento o intervención cardiovascular, el prognóstico de esa mujer diabética tenderá a ser peor que para un hombre”, amplía el Dr. Guzmán.

Nuestra campaña ¡Infórmate! Examínate! ¡Cuídate! hace hincapié en las tres maneras de luchar contra la diabetes: su detección temprana, su prevención y su tratamiento.

“Lamentablemente, no hay cura para la diabetes. Pero sí sabemos que puede prevenirse a tiempo si hacemos ejercicios y mantenemos una dieta adecuada. Y después que la enfermedad ya está diagnosticada, tenemos tratamientos sumamente efectivos que no solamente bajan el azúcar en la sangre, sino que pueden prevenir las complicaciones de esta enfermedad”, apunta el Dr. Guzmán.

En cuanto a la campaña ¡Infórmate! Examínate! ¡Cuídate!, en la misma colaboran, además de la Hispanic Federation y el Centro Médico Mount Sinai, la Asociación de la Diabetes de EE.UU., el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York, la Corporación de Salud y Hospitales de la Ciudad y el Concejo Municipal de Nueva York.

Para obtener más datos sobre la campaña consulte http://www.mountsinai.org/latino o llamarnos a la Hispanic Federation, al 866-HF-AYUDA, o (866) 432-9832.

Varias organizaciones de la Hispanic Federation prestan servicios de salud, entre ellos las pruebas de diabetes y la educación para la vida saludable.

Adelante of Suffolk County, en Long Island, por ejemplo, tiene un buen programa de nutrición para las personas de edad avanzada.

En Manhattan, el Comité para Familias y Niños Hispanos ofrece educación sobre la nutrición para la familia por medio de su programa Salsa, Sabor y Salud.

El Centro de Salud Betances, en Manhattan, cuenta con un Programa de Enriquecimiento Nutricional que enseña a los pacientes a modificar su dieta para mejorar su salud.

Y Urban Health Plan, otra agencia de la Hispanic Federation, en este caso en El Bronx, tiene un componente importante de nutrición.

El Consejo de Salud Mental del Sur del Bronx presta ayuda nutricional a algunos de sus pacientes, especialmente los que toman ciertos medicamentos, para prevenir la diabetes y la alta presión.