Ahora es que hay que sacar pecho

Corrieron como gallinas ponedoras a las que el lobo sorprendió protegiendo sus huevos. Así parecía el corre y corre de la mayoría de los políticos del estado al enterarse de las nuevas líneas congresionales que la juez Roxanne Mann hizo públicas ayer.

En efecto la magistrada ha rediagramado las demarcaciones de lo que puede ser el nuevo mapa electoral del estado de New York por los próximos 10 años.

Al dibujar este mapa distrital el número de representantes que representan al estado en el congreso será reducido de 29 a 27.

El punto contencioso, no sólo entre partidos políticos, sino en nuestra comunidad es el tira y jala de los que buscan añadir el llamado “distrito latino” para tener una mayor representación en Washington, D.C.

Sin embargo, tal parece que si estas demarcaciones se mantienen el anhelado “distrito latino” (entiéndase que para algunos sería el escaño para elegir el primer dominicano al Congreso), es un sueño que todavía puede lograrse.

Según el abogado Juan Cartagena, director del LatinoJustice PRLDEF, “existe la posibilidad que podamos tener hasta cuatro distritos congresionales. Los dos que están representados por José Serrano y Nydia Velázquez, y los otros dos serían los que están representados por Joseph Crowley y Charles Rangel”. De acuerdo a Cartagena, “en estas líneas se reflejan algunas de las preferencias del ‘Ramos Unity’ que conlleva el que haya una proporción de latinos en términos de números y la edad que refleje a esos votantes”.

Vale la pena advertirles que todo lo que parezca un logro para nuestra comunidad tiene que ser puesto en el contexto de lo que ocurra con lo que ha trazado el tribunal. Es decir que es la Asamblea Estatal quien hará todo lo que pueda para ser ellos los que controlen las demarcaciones. Una vez ese proceso se lleve a cabo ese plan tiene que ser revisado y aceptado por el gobernador Andrew M. Cuomo. Que quede claro, lo que sea que cambien los políticos en Albany del plan que presentó la juez Mann, tiene que ser superior a las demarcaciones que esta sometió o si no será rechazado.

“De todo este proceso las líneas de la juez han demostrado más respeto hacia nuestras comunidades que el que nos han demostrado los líderes de la asamblea y el senado”, aseguró el senador Rubén Díaz, uno de los políticos más vociferantes en este asunto.

Ahora es que se va a saber que es lo que pica el pollo.

Bajofuego@eldiariony.com