Messi dobletea genialidad

Goles del astro dejan al Barcelona aún a 10 puntos del líder
Messi dobletea  genialidad
Ni jalándolo de la camiseta puede Álvaro González detener al ariete argentino, Lionel Messi, quien conduce el balón en el juego de ayer.
Foto: AP

SANTANDER, España (AP/EFE).- La voracidad goleadora de Lionel Messi no tiene límites.

Con dos tantos ayer ante el Racing de Santander, el astro argentino se acercó a nuevos récords con la camiseta del Barcelona al liderar la victoria de 2-0 de los azulgrana en la Liga Española.

El triunfo permitió al equipo de Josep Guardiola sumar 60 puntos y seguir a 10 del líder Real Madrid cuando restan 12 jornadas por disputarse.

Con su 29no y 30mo tantos en la Liga, Messi quedó a dos de Cristiano y a cinco de los 235 del histórico goleador del club, César Rodríguez.

El argentino sumó siete tantos en apenas cinco días tras sus cinco tantos sobre Bayer Leverkusen en la Champions y alcanzó 50 en todas las competiciones esta temporada.

La llegada de Álvaro Cervera al timón del Racing no se tradujo en victoria local, y los cántabros siguen en la zona de descenso con 24 unidades.

Guardiola, ante la baja por sanción de Gerard Piqué y una vez que Carles Puyol recibió el alta médica a tiempo para jugar, apostó por un 3-4-3, con Pedro, Messi y Cuenca como hombres más adelantados.

Con el Barcelona dominando desde el silbatazo inicial, el primer aviso para el Racing llegó en una jugada con pase final a Pedro que desde el vértice del área disparó flojo, pero con mucha rosca, un balón que salió rozando el poste.

El segundo aviso de los azulgranas llegó en una falta, perpendicular al área, que sacó Messi, para que Mario Fernández despejara un balón que iba a entrar ajustado al larguero.

Y, poco después, un toque sutil de Iniesta fue a dar en el larguero, al coger adelantado al joven portero cántabro, sustituto del sancionado Toño.

En cuanto el Barcelona apretaba el acelerador en sus combinaciones, el Racing llegaba tarde.

Así, Messi (quien regresó al equipo luego de pagar un juego de suspensión) se fue de dos jugadores para acabar tocando hacia Cesc Fábregas, que regateó a su marcador en la frontal del área, pero su disparo fue desviado por Mario Fernández.

Apenas unos minutos después, una jugada similar dejó a Cesc en la misma situación, pero esta vez optó por dar un pase horizontal, que remató Messi al fondo de las mallas.

La primera parte del monólogo del Barcelona concluyó sin que el Racing hiciera un solo disparo a puerta, lo que no fue de extrañar ya que el conjunto cántabro tampoco fue capaz de llegar a las inmediaciones del área de Valdes.

La primera corrección de Álvaro Cervera llegó en el descanso al dejar en la caseta a un inédito Babacar, para sacar a Stuani, a quien tampoco llegaron balones por mucho que buscara el desmarque.

El segundo gol del Barcelona llegó como consecuencia de un penalti por derribo de Cisma a Cesc, que pitó el colegiado a instancias de su asistente.

La pena máxima la ejecutó Messi, engañando a Mario Fernández.

Si el Racing estaba frío, este gol acabó de congelarlo, como se vio en el pase magistral que dio Xavi a Cuenca, para que el joven delantero tuviera tiempo de corregir su posición dentro del área, en dos ocasiones, hasta acabar chutando al poste.

El portero Mario Fernández, con dos grandes intervenciones ante sendos contragolpes de Messi y Pedro, evitó la goleada del Barcelona.

Antes del partido se guardó un minuto de silencio en memoria del exjugador cántabro del Racing y del Real Madrid, Marcos Alonso Imaz, “Marquitos”, por cuyo fallecimiento los jugadores del Racing lucieron brazaletes negros.