Nathalie Cely: nueva embajadora de Ecuador en EEUU

La funcionaria pretende fortalecer las relaciones entre ambos países
Nathalie Cely: nueva embajadora de Ecuador en EEUU
Nathalie Cely, la nueva embajadora de Ecuador en Estados Unidos.
Foto: EDLP

Nueva York – Nathalie Cely tomó el pasado mes de enero posesión de su cargo como embajadora de Ecuador en Estados Unidos con una importante tarea por delante: restablecer y fortalecer las relaciones entre los dos países después de la crisis del año pasado que llevó a ambos a retirar a sus respectivos embajadores por la disputa de uno de los cables que divulgó Wikileaks.

Cely tiene una amplia experiencia en el sector político, ya que fue ministra coordinadora de Productividad, Empleo y Competitividad en el gobierno del presidente Rafael Correa, y también conoce muy bien Estados Unidos, al haber cursado un Máster en Administración Pública en Harvard.

Ayer visitó Nueva York con motivo de la World Floral Expo 2012, con amplia presencia de floristas ecuatorianos, y también para reunirse miembros de la comunidad ecuatoriana en la ciudad, dentro de una gira en la que pretende visitar todos los lugares de Estados Unidos con consulados ecuatorianos.

¿Qué planes tiene ahora mismo el presidente Correa para los ecuatorianos que viven en el exterior, especialmente para los que viven en Estados Unidos?

El presidente Correa tiene un compromiso especial con la mejora del talento humano. Acabamos de sacar un programa especial de becas. Si eres ecuatoriano y vives en el exterior, nada más que necesitas la cédula de identidad para aplicar a ellas. Y si consiguieras ingresar en una de las universidades calificadas como las 100 mejores, el estado se compromete a financiarte tus estudios. Es un compromiso no sólo hacia los emigrantes ecuatorianos, sino también con la excelencia. En segundo lugar, nuestra idea es fomentar el emprendimiento. Facilitar, financiar y apoyar, para que de esta manera los ecuatorianos en el exterior tengan mejores días. Y por último, tenemos muy claro que tenemos que apoyar la nueva visión sobre la política migratoria del presidente Obama. Espero que podamos conseguir el apoyo en el congreso y que finalmente leyes tan importantes como el Dream Act puedan ser aprobadas y que las oportunidades para los emigrantes se puedan expandir.

En su opinión, ¿cuáles son los principales problemas que debe enfrentar la comunidad ecuatoriana en los Estados Unidos?

No me gustaría hablar por ellos. Voy a hacer un ‘tour’ por todos los consulados ecuatorianos que hay en Estados Unidos y vamos a colgar encuestas por Internet para conocerlos mejor. Asumo, sin embargo, que una de las principales preocupaciones son los temas de salud. De hecho estamos desarrollando programas para proveer a la comunidad ecuatoriana con medicamentos de bajo coste. Y en segundo lugar también supongo que les preocupa la educación, especialmente cuando hemos visto casos en algunos estados en los que inmigrantes han perdido su derecho de acceder a la educación superior.

¿Cuál es la misión que le encargó el presidente Correa cuando la nombró embajadora?

El presidente Correa no me encargó una sola misión, sino varias tareas. La principal es la de fomentar la relación bilateral con Estados Unidos en un marco de mutuo respeto. Y luego la protección de los emigrantes en el extranjero, que ha sido siempre un tema emblemático para nuestro presidente. Sin descuidar tampoco la transferencia tecnológica. Ecuador es un país al que le van bien las cosas ahora mismo, que creció más de un 9% en el producto interior bruto, pero que sigue necesitando tecnología. Así que una de nuestras misiones es crear mecanismos de atracción de inversión extranjera en temas que sean importantes para la transferencia tecnológica.

¿Cómo están ahora mismo las relaciones entre Estados Unidos y Ecuador después de la crisis del año pasado?

Yo las veo muy positivas. Creo que hay un compromiso mutuo por restablecerlas y fortalecerlas. También por ampliar nuestro espectro de cooperación, que por mucho tiempo se ha centrado en la lucha contra el crimen internacional, que es una de nuestras principales preocupaciones.

Antes de ser nombrada embajadora, usted ya llegó siendo muy joven a Estados Unidos para estudiar. ¿Cuáles son los principales obstáculos con los que se encuentra un inmigrante ecuatoriano en este país?

Creo que la cultura. Uno tiene que entender la cultura anglosajona tiene muchos valores y muchas cosas positivas de las que hay que sacar partido. Una de las cosas que me gusta muchísimo de esta cultura es el tema del voluntariado, el civismo que existe. Las personas aquí cuando realmente luchan por una causa lo hacen con mucha convicción. También creo que hay mucho respeto por las libertades y por la individualidad. Y sobre todo considero que este país ha cambiado mucho, especialmente desde que yo vine aquí por primera vez hace 20 años. Antes para ellos de México hacia abajo todo era igual. Creo que ahora pueden entender y apreciar mucho mejor la diversidad y la cultura latina, aunque todavía les queda mucho. A veces miran a América Latina con unos lentes que sólo dejan ver en blanco o negro, cuando en realidad hay varios colores.

¿Qué cree que le llevó al presidente Correa a designarla a usted como embajadora?

Bueno, eso se lo tendría que preguntar a él. Yo tengo mucha experiencia en el sector público, pero lo que se me da bien de verdad es tender puentes entre el sector público y el privado, y eso también es lo que vengo a hacer acá.

?>