Piden mantener requisitos sobre grúas pesadas

NUEVA YORK – Opositores al plan de la administración Bloomberg, de rebajar los requerimientos para operar grúas de construcción de gran calibre, creen que la nueva propuesta pondrá en serio peligro la seguridad de los neoyorquinos.

El nuevo plan elimina el requisito de que todos los operadores de grúas pesadas de la ciudad deban pasar un proceso de entrenamiento con ellas de tres años antes de adquirir la licencia.

El comisionado del Departamento de Edificaciones de la ciudad, Robert LiMandri, quiere cambiar este requisito para adecuarse a los estándares menos complicados que se piden a nivel nacional, algo que no ha gustado a varios concejales y representantes de sindicatos de constructores en Nueva York.

“Hay una gran diferencia entre el centro de Wyoming y el centro de Manhattan, y ésta puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte”, dijo Eddie Christian, presidente del sindicato Local 14 Operating Engineers.

“Exigimos los más altos estándares para los operadores de grúas pesadas aquí en Nueva York porque es el sitio más difícil para trabajar, y tenemos que mantenerlos para que la gente en la calle pueda estar segura”, prosiguió Christian.

Las concejales Melissa Mark-Viverito, Elizabeth Crowley y Letitia James, entre otros, piden que se redacte y apruebe una ley para mantener los antiguos requisitos.

El mes pasado, una de estas grúas dejó caer una pesada carga de materiales de acero desde una altura de 40 pisos en las obras de la nueva torre del World Trade Center, aunque no hubo heridos.

La Ciudad defiende su medida argumentando que ayudará a Nueva York a equipararse con otras grandes ciudades de la nación a la hora de desarrollarse en la construcción, y que además no es cierto que no se exija experiencia.

Si se aprueba la propuesta en los próximos meses, los operadores de grúas pesadas aún deberán pasar por un curso de 40 horas para familiarizarse con los riesgos de manejar estos equipos en la Gran Manzana, y además deberán acreditar dos años de experiencia con grúas un poco más ligeras en ciudades de densidad urbana comparable a Nueva York.