Elizabeth GuzmánDirectora FinancieraMetropolitan Hospital Center

Como directora financiera de uno de los hospitales más visitados por los residentes del Este de Harlem en Manhattan, Guzmán es responsable de supervisar las operaciones financieras y presupuesto de la institución.

Ha dedicado su vida profesional al sector de la sanidad publica, colaborando en llevar cuidado de salud de calidad en especial a las comunidades de hispanos inmigrantes de la ciudad de Nueva York.

“Desde mis inicios, siempre estuve orientada al servicio comunitario”, dice Guzmán, quien es hija de padres dominicanos.

Comenzó su carrera en el área del cuidado de la salud en el Departamento para Envejecidos de la ciudad de Nueva York. Luego de recibir su maestría en administración de negocios de la Universidad de Pennsylvania, en 1996, pasó a formar parte de la Corporación de Hospitales de la ciudad de Nueva York (HHC), la mayor organización municipal para el cuidado de la salud en el país. Allí ocupó la posición de Directora responsable de las ofertas de bonos para las corporaciones. En el 2007, pasó a ser directora de presupuesto del Woodhull Medical Center ubicado en el norte de Brooklyn, y un año después se consolidó como Directora Financiera y se convirtió en una de las pocas latinas en ocupar un puesto de alto nivel ejecutivo en la Corporación de Hospitales Públicos de la ciudad de Nueva York.

“Nuestra prioridad a nivel financiero es buscar formas de ahorrar, para que los pacientes que reciben ayuda para el cuidado de la salud y que sigan contando con el servicio que necesitan. Hemos creado iniciativas dentro de los centros para que los empleados logren hacer más con menos”, explica Guzmán.

Entiende que es un reto atender a la gran cantidad de pacientes que no cuentan con seguro médico, “es muy importante distribuir conscientemente nuestro presupuesto, y hacerlo rendir de la mejor forma”, señala.

Dice que su gran inspiración ha sido “mi padre, quien me enseño a amar el servicio a los demás”.

Otra de las metas que se ha propuesto es correr cada 10 años en el maratón de Nueva York a modo de celebrar una década más de vida. En noviembre pasado participó por tercera vez.

Casada con un escritor y artista, Guzmán reside en Brooklyn y visualiza su futuro siempre trabajando por y para el sector de la salud.