Comer saludable también puede ahorrar dinero

Cuando de comer se trata, la gran pregunta es si verdaderamente la comida saludable es más barata o más cara.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Comer saludable también puede ahorrar dinero
Las frutas, vegetales y otros alimentos saludables cuestan menos que los que tienen elevados contenidos de grasa.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

WASHINGTON (AP).- Cuando de comer se trata, la gran pregunta es si verdaderamente la comida saludable es más barata o más cara.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos informó el miércoles en un estudio que la mayoría de las frutas, vegetales y otros alimentos saludables cuestan menos que los productos alimentarios con elevados contenidos de grasa, azúcar y sal.

Esa conclusión se opone a la percepción general entre algunas personas de que es más barata la comida chatarra que una alimentación con una nutrición equilibrada.

El gobierno dice que todo depende de la manera en que se mida el precio. Si se compara el precio por caloría, como han hecho algunos investigadores anteriormente, entonces los pastelillos ricos en calorías y los bocadillos industrializados podrían parecer una ganga frente a las frutas y los vegetales.

Pero al contraponerse el costo de los alimentos por peso o porción resulta que los granos, los vegetales, las frutas y los lácteos son menos caros que la mayoría de las carnes o de los alimentos con grandes cantidades de grasa saturada, azúcar o sal.

En consecuencia, los plátanos, las zanahorias, la lechuga y los frijoles son menos caros por porción que las papas fritas, las bebidas gaseosas, los helados o la carne molida.

“Usar el precio por caloría no nos dice cuánta comida vas a tomar o cuán lleno te vas a sentir”, señaló Andrea Carlson, que es la autora del estudio e investigadora del Servicio de Estudios Económicos del Departamento de Agricultura.

Por ejemplo, la ingestión de una dona cubierta de chocolate con 240 calorías podría no saciar, pero sí lo podría hacer un plátano que tiene 105 calorías.

Para las comparaciones, los científicos del departamento tomaron los precios nacionales promedio del sistema Homescan de la firma Nielsen, la cual realizó una encuesta entre un grupo de familias que registraron todas las compras de alimentos en tiendas al menudeo durante un año.

El costo de comer alimentos saludables ha sido el tema de un intenso debate, en momentos en que los expertos advierten a los estadounidenses sobre los peligros de la obesidad. Más de un tercio de los adultos estadounidenses están obesos, de acuerdo con el gobierno, pero los investigadores temen que el número aumente a 42% para 2030.

“La comida barata que provee pocos nutrientes puede en realidad ser ‘cara’ para el consumidor desde la perspectiva de la economía nutricional, dado que la comida con un mayor precio al menudeo que aporta grandes cantidades de nutrientes puede realmente ser más bien barata”, afirmó el departamento en el estudio.

El documento del Departamento de Agricultura criticó un reporte de 2010 hecho por investigadores de la Universidad de Washington, el cual refirió que la comida chatarra es caloría por caloría más económica para las personas de bajos ingresos que los alimentos saludables.

El director del Programa de Ciencias Nutricionales de la Universidad de Washington y autor principal de ese reporte, Adam Drewnowski, defendió las conclusiones de su estudio de que un régimen más saludable cuesta generalmente más e insistió en que la comida chatarra quita el hambre. “Y es por esto que la gente la compra, especialmente la gente de bajos ingresos”.