Seguridad extrema y disturbios en la megamarcha

Policías logran controlar los enfrentamientos ocurridos al final de la megamarcha que congregó alrededor de 10,000 personas, la gran mayoría de ellas pacíficas.

Guía de Regalos

Seguridad extrema y disturbios en la megamarcha
No a la guerra y sí a la paz es el mismo sentir que reflejaban los manifestantes en sus arengas y pancartas.
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

Chicago – Armados hasta los dientes estuvieron alrededor de 3,000 policías de Chicago quienes mostraron diferentes vestimentas durante su tarea de vigilancia de la sede de la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Algunos se encontraban con chalecos antibalas y pistolas y otros lucían cascos protectores antiexplosivos.

Al medio día llegaron hasta las calles Columbus y Jackson un promedio de 32 autobuses de la CTA los cuales traían aún más policías, para custodiar el orden y seguridad durante la megamarcha contra la cumbre de la OTAN que ocurrió hoy en la Ciudad de los Vientos.

“Por la forma en que estuvo organizada la policía pareciera que se preparó para lidiar una batalla campal, ellos tomaron el control de todo y te decían qué podías y qué no podías hacer, para mí esto fue algo innecesario, ahora hay que ver cuánto dinero le costarán estos gastos a los contribuyentes”, comentó María Alvarado, residente de Logan Square, quien vino a respaldar las manifestaciones.

Tomaron el control

La marcha se inició a las 2:15 pm y fue encabezada por los veteranos de guerra los cuales fueron seguidos por numerosas organizaciones antiOTAN.

Llamó la atención la participación de un soldado veterano que, con cartel en mano y a contracorriente del resto, se declaraba a favor de la guerra y partidario de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

También se hizo presente la comunidad afgana que a voz en cuello decía: “Estados Unidos y OTAN saquen todas las tropas de Afganistán”.

Un nutrido grupo de la comunidad LGTB con coloridas banderas y pancartas lanzaban arengas en contra de la guerra y la discriminación.

La comunidad hispana de Chicago también formó parte de la marcha con diferentes representaciones como Ocupa El Barrio del vecindario de Pilsen y la organización Access Living, que lucha por los derechos de las personas con discapacidad.

“Estamos aquí para decirle a NATO (OTAN) que tienen que parar la guerra contra nuestros países y nuestros pueblos. Se gastan mucho dinero en la seguridad nacional e internacional y no invierten lo suficiente en las cuestiones de salud, empleo, y transportación”, dijo a La Raza René Luna, analista de empleo y política e inmigración de Access Living.

Los manifestantes iban camino al McCormick Place, escenario escogido para llevar a cabo la tan esperada conferencia que congregó a jefes de estado y de gobierno de los países miembros de la OTAN.

Pero al promediar las 5:30 pm las aguas se agitaron y un grupo de manifestantes tuvo altercados con la policía. Minutos después, la policía retomó el control de la situación.

En tanto, la marcha que comenzó con un tono pacífico y de subordinación a los agentes del orden culminó con enfrentamientos, lo cual dio un final agridulce a esta histórica megamarcha realizada por vez primera en Chicago y que congregó a 10,000 personas.

Al momento de la escritura de esta nota no estaba claro el número de personas que habrían sido arrestadas durante los choques entre manifestantes y policías.