Lady Gaga se disculpa a seguidores

Lady Gaga se disculpa a seguidores
Lady Gaga canceló su show en Yakarta por protestas religiosas.
Foto: EFE

YAKARTA, Indonesia.– Lady Gaga le dijo a sus admiradores que estaba “devastada” por tener que cancelar su concierto en Indonesia cuando ya se habían vendido todas las entradas tras recibir amenazas de musulmanes radicales que la llamaron “adoradora del diablo”.

La controversia por el concierto es un golpe para la reputación de tolerancia y pluralismo del país musulmán, que se supone respeta la libertad de expresión.

Algunos admiradores acusaron a la policía, que se negó a otorgar el permiso para la cantante por seguridad, de rendirse ante la voluntad de un pequeño grupo de intolerantes.

“Tuvimos que cancelar el concierto en Indonesia”, escribió la cantante de 26 años a sus seguidores en Twitter el domingo por la noche.

Lo hizo después que los promotores reconocieron los temores sobre la seguridad de la intérprete y la de sus “pequeños monstruos”, o admiradores, si continuaba con los planes de su presentación.

“Estoy muy apenada con los fans y estoy tan devastada como ustedes, si no es que más”, escribió. “Ustedes lo son todo para mí”.

Indonesia, un país secular con 240 millones de habitantes, suele ser señalado por Estados Unidos y otros países como ejemplo de cómo la democracia y el islam pueden coexistir.

Recientemente un pequeño grupo de extremistas se ha vuelto más abierto y violento, atacando cristianos e integrantes de otras minorías religiosas, travestis, ateos y cualquiera que les parezca inmoral.

Los más famosos, el Frente de Defensores Islámicos, dijeron que los vestuarios sensuales de Lady Gaga y sus bailes provocadores corromperían a la juventud.

Aseguraron que se presentarían por miles en el aeropuerto si la cantante llegaba al país. Otros dijeron que comprarían boletos para hacer desmanes dentro del estadio con capacidad para 52,000 asistentes donde se realizaría el concierto en Yakarta.

La policía respondió negando los permisos necesarios. Después, tras los reclamos públicos, dijo que reconsideraría entregarlos, pero sólo si Lady Gaga moderaba su espectáculo. En vez de esto, la artista canceló lo que se suponía sería su mayor concierto en su gira por Asia.

Michael Rusli, director de Big Daddy, aseguró a los admiradores que habría reembolsos completos.

Pero para algunos, como Johnny Purba de 25 años, eso serviría muy poco de consuelo.

“Esto sólo demuestra lo débiles que son las fuerzas de seguridad en este país. ¿Cómo puede estar asustada la policía por un grupito de extremistas?”, dijo.

“El concierto de dos horas de Gaga no afectará a los indonesios musulmanes. ¡Por favor! ¡No es una terrorista!”.

Por su parte los musulmanes radicales estaban felices por el resultado.

“Esta es una victoria para los indonesios musulmanes”, dijo Salim Alatas, uno de los líderes del Frente de Defensores Islámicos. “Gracias a dios por protegernos de este tipo de demonio”.