Caso Etan Patz abre debate

Caso Etan Patz abre debate
Pedro Hernández
Foto: ap

Nueva YORK/aP – Décadas antes de ser arrestado por uno de los casos más mediáticos sobre la desaparición de un menor, el de Etan Patz, Pedro Hernández confesó a algunas personas que había matado a un niño, según confirmaron la Policía y sus familiares.

Aún así, esa información tardó mucho tiempo en llegar a las autoridades.

Norma Hernández dice que se enteró de la confesión que su hermano había hecho en un círculo religioso y lo reportó a la Policía de Camden, Nueva Jersey, hace algunos años. La Policía del lugar no tiene registro de aquello.

“Como hermana, sentí compasión porque él es parte de mi familia”, declaró la semana pasada. “Pero, como ser humano, si de verdad lo hizo, creo que tendría que pagar por ello”.

Aunque Hernández se sintiese éticamente obligada a reportar lo que escuchó, ninguna ley realmente la obligaba. Nueva Jersey requiere que todo aquel con conocimiento de que un niño ha sido abusado, contacte a las autoridades pertinentes. No hacerlo supone una violación, pero no es un crimen.

Aunque matar a un niño puede entrar dentro de la categoría de “abuso”, si una persona no lo reporta y no es un médico, o educador, normalmente no son procesados en juicio, dice el vocero de la fiscalía de Camden, Jason Laughlin.

En todo el país, existen muchas leyes contra el encubrimiento de crímenes, y algunas jurisdicciones obligan a determinados tipos de personas a reportar crímenes específicos.

Pero, en general, el sistema judicial estadounidense no requiere que la gente revele información a la policía.

“Somos muy recelosos a la hora de obligar a la gente a que tome acción”, dice Dan Simon, profesor de derecho en la Universidad de Carolina del Sur.