‘Chasqui’ de méritos

‘Chasqui’ de méritos
Amaruk Kayzapanta en su visita a las oficinas de EL DIARIO/LA PRENSA.
Foto: LUIS CANARTE / EDLP

NUEVA YORK – La ya tradicional carrera y caminata ‘Chasqui de Oro’ tendrá lugar mañana domingo en el parque Flushing Meadows, en Corona.

Como ya es costumbre, una personalidad será el ‘Chasqui de Honor’. En esta ocasión, los organizadores rinden un reconocimiento a Amaruk Kayzapanta, un indígena polifacético que ha dedicado su vida no sólo al deporte sino a crear conciencia de los problemas de su comunidad.

En una visita a las oficinas de EL DIARIO/LA PRENSA, Kayzapanta dijo estar sorprendido por esta nominación porque llega tras varios años de venir “realizando un montón de trabajo para la comunidad ecuatoriana y latinoamericana desde España”, sin contar con el apoyo institucional ni gubernamental, sino del pueblo y gente altruista.

“Es el mismo pueblo que apoya el trabajo que ven que no tiene ningún tipo de afán lucrativo; más que sacar adelante tradiciones, culturas, lenguas, unificación, integración, en toda la sociedad, desde España para el mundo”, dijo Kayzapanta, quien reside en España desde hace más de dos décadas.

“Soy indígena quichua, de la provincia de Tungurahua, Salasaca, y mi trabajo está dirigido a la promoción cultural, soy actor, director de teatro”, entre otros, sostuvo.

Su historia de éxito, relató, comenzó cuando tenía nueve años, cuando aún vivía en su comunidad, gracias a un maestro del Taekwondo, Jorge Narváez, quien durante las vacaciones viajaba hacia Rumiñahui donde asentaba la comunidad salasaca y empezó a dispersar el conocimiento del deporte a los niños indígenas durante dos meses.

Cuando su familia se mudó a Quito, Amaruk narró que ya fue entrenando a tiempo completo con Narváez, quien trabajaba en el Comité de Taekwondo de Pichincha.

Pero no todo fue fácil.

“Yo bajé de Salasaca a los 12 años de edad, y bajé de las montañas, y me costó hablar el español… hablaba quichua siempre, y hablaba el quichua runa salasaca, que es un quichua más antiguo de todas las comunidades indígenas en el Ecuador”, dijo.

Sin embargo, el éxito no se hizo esperar: fue campeón de la provincia de Pichincha, campeón nacional y ganó el campeonato sudamericano. Lo único que lamenta es no haber competido en un campeonato mundial de Taekwondo. Es cinturón negro, cuarto dan. Pero ha tenido la oportunidad de convertirse en instructor del deporte que, dice, le ha abierto el camino a todo lo que hace.

“Toda la transformación artística a la que me he llevado, trabajando, difundiendo y desarrollando en Europa, todo viene desde la plataforma de la autodisciplina que es el Taekwondo, gracias a maestros ecuatorianos”, declaró.

Hoy, además de su lengua nativa, habla cuatro idiomas más, incluyendo el inglés. Ha escrito cuatro libros: “Manual Práctico de Taekwondo’, ‘Diálogos del Cóndor con el Aguila’, ‘Visión Ancestral’ (una autobiografía poética) y ‘Memorias de un Mitamaya’ (reflexiones sobre el regionalismo en Ecuador).

Mañana, Kaizapanta será parte de la caminata ‘Chasqui de Oro’, que empezará alrededor de las 9:30 a.m., tras la carrera que comienza media hora antes. Las registraciones serán entre 7:30-8:45 de la mañana.