El acelerado dictamen de las elecciones en México

El Instituto Federal Electoral, IFE, ya había determinado que se abrieran más del 60% de los paquetes, en el distrito 11 de Nuevo León, México. El sistema da la cifra por errores e inconsistencias (y que confirmamos consejeros/as y representantes de partido en las actas), y se le agregaron a éstas 13 actas más. La reunión fue un absurdo.

Los partidos llegaron sin agenda de fiscalización clara, los consejeros tratamos de trazar una dirección de trabajo que se vio socavada por las intervenciones del presidente de la junta distrital. Seguir era parte de nuestro compromiso y la ganancia fue mínima.

Cuando una ya ha trabajado en las instituciones del Estado sabe que con dificultad se encuentran oportunidades de incidir de verdad en algo que trascienda a la subsistencia de la misma institución o sus cabezas, sin la gruesa molestia de los jefes y la burocracia.

El IFE es eficaz en la operación de las elecciones, pero a costos fuertes. Las personalidades de las cabezas de los distritos pesan mucho en la organización, tanto para asumir el reto de asegurar resultados como para obstaculizar vías para la agilización de los procesos.

Las instituciones del Estado tienden a ser laberínticas. Siempre guardan algo de misterio, elusivo a la tendencia reciente de ‘transparentar’ a las instituciones.

La organización Alianza Cívica ha reportado y documentado, a nivel nacional, múltiples labores de intimidación, acarreo y delitos electorales diversos antes, durante y después de la misma jornada a través de su ejército de observadores ciudadanos.

En Nuevo León amaneció muerto Tomás Betancourt Gaytán, coordinador de la campaña de AMLO en Juárez –municipio en el desamparo por la inseguridad–, Nuevo León.

El análisis y suma de las fuerzas darán el saldo de la elección, pero presumir su pulcritud sin dar un mensaje más inteligente –inclusive conciliador– es irresponsable.

Pesa que Leonardo Valdez Zurita, el Presidente del Consejo General del IFE haya dado un dictamen tan acelerado el domingo y poco consciente del descontento ciudadano y de la inevitable demora de los resultados. Recordemos que las boletas se complejizaron con la opción de votar por las coaliciones o los partidos por separado y por ende el escrutinio, la captura, el PREP. Parece ciego a los pormenores de la elección.

De igual forma se requiere ver si cuadran el escepticismo, alerta y el nivel de denuncia ciudadana con la respuesta de los tribunales electorales y el mismo órgano superior del IFE. El escrutinio de la elección apenas comienza.