La creación de empleos

La creación de empleo es la prioridad número uno de la elección y es uno de los varios temas en lo que hay más contrastes entre las posturas del presidente Barack Obama y del virtual candidato presidencial Mitt Romney.

Las magras cifras de empleo dadas a conocer la semana pasada fueron una nueva oportunidad para sacar las diferencias entre Obama que comenzó con un estímulo federal y para seguir con un plan de empleos impulsado desde el Gobierno -detenido en el Congreso por los republicanos-, mientras que el de Romney se centra en la reducción de impuestos y la eliminación de la reforma médica.

Los puntos en común entre las dos propuestas son la necesidad de una intervención del Gobierno, ya sea para reducir impuestos o para financiar empleo, que aumenta el déficit fiscal. Para efectos prácticos en los dos casos el Gobierno cede dinero que de otra manera sería suyo. Un camino es la reducción de impuestos al sector empresarial -la oferta-; la otra crear un empleo y pagarle a ese trabajador -la demanda. Los políticos y economistas pueden seguir peleándose por las teorías pero hay una realidad indiscutible en el equilibrio entre la oferta y la demanda.

Si se facilita el dinero al trabajador, este lo gastará para comprar productos y si ese negocio tiene una demanda sostenible entonces creará nuevos empleos para responder a ella. Esa es la teoría de la Casa Blanca.

La idea republicana es que al otorgar recortes de impuestos a un negocio, este utilizará ese dinero para crecer y crear empleos. Es muy difícil creer que un negocio va a contratar empleados, y aumentar su costo de nómina, porque le bajen las gravaciones y no porque haya más ganancias gracias a una mayor demanda.

Cabe destacar que en este debate es muy poco serio afirmar -tal como lo hace Romney- que se crearán empleos con la eliminación de una reforma de cobertura médica que recién se está implementando.

En resumen, la diferencia entre estimular la oferta o la demanda para crear empleos es la que separa a demócratas y republicanos. Estas son opciones entre las que deberán decidir los votantes en noviembre.