Afirman que ley sobre votantes tiene implicación racial

Hispana testifica en el juicio para determinar si la nueva legislación de Texas viola la Ley federal de Derechos del Votante
Sigue a El Diario NY en Facebook
Afirman que ley sobre votantes tiene implicación racial
La legislación de Texas sobre los votantes enfrenta un juicio, en el que se determinará si viola la Ley federal de Derechos del Votante.
Foto: Archivo

Washington – Una adolescente de San Antonio afirmó que carece de los documentos adecuados para cumplir con la nueva ley de identificación requerida a los votantes de Texas.

Victoria Rose Rodríguez, de 18 años, dijo ayer a un tribunal federal en Washington que tiene una documentación limitada “certificado de nacimiento, registro de la escuela secundaria y una tarjeta de identificación estudiantil con foto”, pero está registrada como votante en Texas. Agregó que sus padres están demasiado ocupados como para llevarla a ella o a su hermana melliza a conseguir las nuevas tarjetas de identificación requeridas por la ley.

Conseguir una licencia de conducir tampoco es una opción, agregó, debido a que significa que ella y su hermana serían agregadas al seguro del automóvil familiar, una medida costosa.

“Papá trabaja todo el día”, agregó. “Y mi madre es la única que cuida a mi abuela”.

El testimonio de la joven tuvo lugar el segundo día de un juicio para determinar si la nueva ley de identificación para los votantes es violatoria de la Ley federal de Derechos del Votante. Un panel de tres jueces escucha el caso después que el estado de Texas demandó al Departamento de Justicia, que bloqueó la legislación en marzo aduciendo la ley federal.

La muchacha volvió hoy a atestiguar y enfrentar el careo de los abogados que representan al estado de Texas.

Ayer, el Departamento de Justicia presentó testigos según los cuales la ley fue aprobada apresuradamente. El representante estatal Trey Martínez Fischer dijo que el proyecto de ley sobre la identificación para los votantes fue impulsado a velocidad en la legislatura y aprobado pese a las objeciones de los legisladores en minoría.

“Hubo un esfuerzo concertado para aprobar este proyecto en un tiempo récord”, afirmó Martínez Fischer.

El representante estatal en su sexto término, también presidente del Grupo Legislativo Mexicano-Estadounidense, atestiguó junto con otros testigos del Departamento de Justicia.

Martínez Fischer dijo que él y sus colegas intentaron reiteradamente bloquear o atrasar el proyecto. Agregó que era difícil determinar por qué la ley era promovida con tanta premura.

El representante estatal Rafael Anchia admitió que el proceso legislativo se aceleró. “Pensábamos que la oficina de la secretaría de Estado podría suministrarnos (datos sobre votantes) para tomar buenas decisiones”, atestiguó. “Esos datos nunca llegaron”.

J. Morgan Kousser, profesor en el Instituto de Tecnología de California, afirmó que los republicanos en la legislatura texana habían intentado aprobar una ley de identificación para los votantes desde el 2005.

Kousser, testigo experto del Departamento de Justicia, dijo que el debate sobre el proyecto se ha tornado cada vez más áspero en el 2007, el 2009 y en el 2011 con la aprobación de la ley.

El testigo describió una disputa en el 2007 sobre la legislación que hizo que uno de los legisladores, que había sido sometido a un trasplante de hígado, lograra colocar una cama de hospital dentro del complejo del Capitolio para asegurarse de que el proyecto no fuera aprobado en el Senado.

Kousser dijo que el electorado de Texas estaba “racialmente muy polarizado” y agregó que es cada vez más obvio que el Partido Demócrata en el estado está dominado por minorías.

“En el 2011, la vasta mayoría de legisladores demócratas eran minorías. Por eso, un proyecto que tenga efectos partidistas, tendría efectos raciales”, afirmó.

El secretario de Justicia Eric Holder, en un discurso el martes en Houston en la convención de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color, dijo que se opone al requisito de identificación con foto que exige Texas.

Agregó que podría ser perjudicial para los votantes de las minorías y aseguró que el Departamento de Justicia “no permitirá pretextos políticos para privar a los ciudadanos estadounidenses de ese derecho tan preciado”.

Muchos que carecen de esa identificación deberán viajar lejos para conseguirla, dijo, y algunos se verían en dificultades para pagarla.

Holder dijo que mientras sólo el 8% de los blancos carece de identificación oficial con foto, un 25% de los negros no la tienen.