Intenta evitar que le quiten su hogar

Intenta evitar que le quiten su hogar
Carlos Díaz y un grupo de activistas y residentes marcharon por su vecindario de Fordham, en El Bronx, exigiendo que el Bank of America le modifique su hipoteca para no perder su hogar, lo único que le queda tras haber perdido el trabajo.
Foto: Zaira Cortes / EDLP

El Bronx – El puertorriqueño Carlos Díaz, de 53 años, demandó al Banco de América una modificación para salvar su hogar de una ejecución hipotecaria. Acompañado por unos 30 residentes de El Bronx, el hombre pidió a la institución no dejar sin techo a tres familias.

Las organizaciones Congreso Comunitario del Sur de El Bronx y Picture the Homeless respaldaron a Díaz en su lucha por no perder su único patrimonio.

“No quiero que me den nada gratis. Quiero una modificación que me permita pagar la casa que me costó el ahorro de toda mi vida”, dijo el angustiado propietario. “Más de 15 personas viviremos en la calle si el banco me arrebata mi hogar”.

El mediodía de ayer, varios vecinos y activistas se congregaron afuera de la casa de Díaz, en las inmediaciones de la Avenida Creston, en el vecindario de Fordham. Con puños en alto y consignas como “salven las casas, no los bancos”, el grupo avanzó por Grand Concourse hacia una sucursal del Banco de América, en la esquina de la Avenida Valentine.

La historia de Díaz es similar a la de cientos de neoyorquinos luego de la ola de ejecuciones hipotecarias entre 2007 y 2009, precipitada por el estallido de la burbuja inmobiliaria, que eliminó millones de empleos y sumió al país en la más profunda recesión en 70 años.

En 2008, el hombre perdió su empleo y le fue imposible pagar a tiempo los prestamos becarios.

El año pasado, 345 mil hipotecas estaban en incumplimiento o mora en el estado de Nueva York, según la Fiscalía General.

Enrique Colón, activista del Congreso Comunitario del Sur de El Bronx, apuntó que las ejecuciones hipotecarias por los grandes bancos es la más grande injusticia para las familias pobres.

“Minorías son las más afectadas, las que sufren el estrago de una crisis provocada por los millonarios. Es inhumano echar a la calle a padres e hijos. Exigimos no más abuso”.

Varios de los manifestantes que acompañaron a Carlos Díaz en su lucha, también son víctimas de ejecuciones hipotecarias, por lo que se unieron al clamor del propietario puertorriqueño.