Restaurando lo dominicanaz@

Restaurando lo dominicanaz@
Nelly Rosario
Foto: Cortesia

Bendición Abuelas y Abuelos, con sabor a Josefina Báez y amarra’o por Ivan ‘Chiquito’ Rosario…

Ser dominicano es mirar hacia el cielo al ganar o perder. Decir, Pero ven acá, ¿y qué lo tuyo?… mientras comparto lo mío. Hablar disparates y estar de relajo, porque la muerte viene como quiera. Es poder saludar y regañar con un simple, Oh-oh, ¿qué lo qué? No tenemos que ver, pero somos mirones. Ojo que no ve, corazón que no siente, porque la vista vive en el pecho, donde ‘ta el teke-teke. Por tener demasiada vergüenza somos sinvergüenzas. Eso no es na’. Dominican Republic, no problem. Te cosemos el poloché si quieres, hecho en RD y te invitamos a la playa. O a la iglesia, si quieres. Lo que tú quieras, mi amor. A buen tiempo, que le aproveche. Date gusto: tenemos mangos bajitos y altos, gutoabajo y mariposa, mangos sin sacar y Colón, yamaguí y tota’o, mangos gueboetoro y cacoegente. A la orden. Hacemos dulce de todo. Batidas, también. Morimos y soñamos con naranja y leche, con lechosa y zapote, guayaba y avena. Tenemos el poder de convertir piña, agua y arroz a zumo de peras. En qué ¿más le podemos servir? Nos fajamos a trabajar. Nadie limpia como nosotros- le echamos agua a los rincones, siendo en casa o en los baños de JFK. Chequea bien. El Mistolín acaba con to’. Así como el Vivaporú y la Flecha, los productos Rico Pérez y la Moringa, cura-todo que está de moda- al dominicano que más le coge con los remedios. Curamos el asma y el SIDA con lo que crece en el patio o en la bodega. Compren, que tenemos de to’. Mañana se fía. Hoy se cultiva. Por chiquita que sea nuestra tierra, ponemos gigantes en todos los campos: moda, literatura, política, modelaje, béisbol, música, Hollywood, medicina, las Olimpiadas… Adiós España, adiós Haití, aló Italia y Alemania, Nueba Yol y Boston. Estamos por donde quiera, como el arroz blanco. Añádele pollo guisado y ensalada y te hacemos La Bandera. A nadie que nos quite nuestro rojo, blanco y azul. En fin, ¿qué es ser dominican@, señores? Bueno, a mí no me pregunten, que yo no sé ná, aúnque me lo sepa todo. Confía.

Nelly Rosario es autora de El canto del agua: Una novela.