Dominicanos desplazados de W. Heights

Sigue a El Diario NY en Facebook

Aunque le parezca increíble los dominicanos hemos sido históricamente el grupo etnico más numeroso de la zona del Alto Manhattan, compuesto por Washington Heights, Inwood y Marbell Hill. Esto corresponde a las calles desde la 125 hasta la 218 y cruzando el puente de la 225 hasta llegar cerca de la 232 y Broadway de El Bronx. Sin embargo, las últimas estadísticas demuestran, que el número de dominicanos desplazados del área a incrementado de tal forma, que al ritmo que lleva, dejaremos de ser el grupo étnico que ha dominado el sector por años.

Y todo, gracias a la fiel complicidad de los políticos locales corruptos y entidades comunitarias que reciben dinero de los multimillonarios e inescrupulosos dueños de edificios que constantemente les suben las rentas y los están obligando a desplazarse a otros lugares.

Para nadie es un secreto que los que residen en nuestra zona están viviendo un calvario, trabajando sólo para el pago de rentas que, con razón o sin ella, se ven aumentadas sin saber el por qué de los aumentos. Otra de las sucias artimañas que utilizan los caseros es ofrecerles cheques que oscilan entre $20,000 a $30,000 dólares a personas que llevan varios años viviendo en los apartamentos para que éstos los abandonen.

Estos cheques aumentan más, si se trata de un apartamento de renta controlada. Los más reclamados son los que comprenden las áreas del Hospital Presbiteriano, o Medical Center de la calle 168 y Broadway. La otra área en disputa es la que comprende los alrededores de la Universidad Yeshiva en Amsterdam y la 184, logrando penetrar ya varios bloques y apropiarse de los edificios del área desde la 181 hasta cerca de la calle 187. Estos edificios una vez desplazados los dominicanos, son convertidos en dormitorios para estudiantes que son traídos desde Israel.

En nuestros 16 años de trabajo continuo en Washington Heights como especialista de viviendas, son decenas los casos, especialmente en personas de la tercera edad, que son el blanco perfecto para estos abusos.

Hace varios años di a conocer esta anomalía a un equipo de noticias de Telemundo que me acompañaba constatando la veracidad de la misma. Pero una vez salió la noticia, la oficina comunitaria para la que laboraba “Washington Heights Inwood Coalition” rescindió mi contrato, pues el hospital y la Yeshiva, sorprendentemente, son parte del comité que dirige esta institución, que supuestamente está para ayudar la comunidad.