Activistas ante el reto de renovar entusiasmo hispano por Obama

Deben trabajar fuerte en Convención Demócrata para conservar el voto latino.
Activistas ante el reto de renovar entusiasmo hispano por Obama
Jóvenes estudiantes viajaron a través del país hasta llegar a la Convención Nacional Demócrata en busca de legalizar su estado migratorio.
Foto: Archivo

CHARLOTTE, CAROLINA DEL NORTE – El activismo hispano que concurrirá a la Convención Demócrata en Charlotte, enfrenta un reto: consciente del protagonismo que se le ha dado porque el voto del sector en esta elección reñida puede ser crucial, su tarea será renovar en la comunidad latina el entusiasmo que los llevó a votar por Barack Obama en 2008.

Esos activistas en los estados que probablemente definirán la elección expresaron su optimismo sobre mantener los resultados de 2008 gracias no solo a sus esfuerzos sino al impacto que han tenido iniciativas como suspender las deportaciones de algunos inmigrantes que fueron traídos a Estados Unidos durante su niñez.

“Hace seis meses hubiera dicho que (los latinos habilitados para votar) estaban menos animados (que en 2008), pero ahora es diferente”, dijo la asambleísta de Nevada Lucy Flores. Lo atribuyó en buena medida al anuncio para suspender las deportaciones de algunos inmigrantes menores de 30 años que fueron traídos durante su niñez a Estados Unidos sin la debida documentación.

Según distintos sondeos, Obama aventaja por 30 a 35 puntos porcentuales al candidato republicano MItt Romney en la intención de voto de los latinos.

Los demócratas necesitarán entusiasmar a una comunidad que padece una tasa de desempleo superior a la media del 8% y que ha sufrido de manera especial las 400,000 deportaciones anuales registradas hasta 2011, una cifra sin precedentes.

Los votos de los hispanos, los afroestadounidenses y las mujeres serán vitales para Obama, consciente de que la misma crisis económica que lo llevó a la Casa Blanca en 2008 puede ser ahora la causa de su derrota.

Roberto Izurieta, director de la cátedra latinoamericana de la escuela de postgrado de estudios políticos en la universidad George Washington, dijo que los demócratas en su convención hablarán principalmente sobre su visión del país y criticarán a los republicanos porque “necesitan reafirmar la percepción de que la responsabilidad de la crisis es de ellos”, y que elección de Romney “sería volver a las causas” de la crisis hipotecaria que desencadenó en 2008 la crisis financiera global más importante en casi un siglo.

“Esta no es una campaña donde hay competencia de ofertas al electorado. Será más bien negativa. El juego no es ofrecer sino destruir al oponente”, dijo el experto. “La elección será para escoger al menos malo de los dos”.

Olma Echeverri, una colombiana de 60 años que ejerce la presidencia del comité latino en Carolina del Norte y que asistirá a su primera convención, admitió que el entusiasmo tal vez no sea tan intenso como cuando Obama era un candidato nuevo hace cuatro años, pero “si seguimos con el mensaje de lo importante que es Obama para el futuro de Estados Unidos, saldrán a votar”.

Obama obtuvo 67% del voto latino frente a su rival republicano John McCain en 2008, quien quedó muy por debajo del 44% alcanzado por su copartidario George W. Bush en 2004.

Cabe señalar que el día de las elecciones en Estados Unidos es un martes, y un día laborable.

Un hispano “el alcalde de San Antonio, Julián Castro” tendrá a su cargo el discurso principal de la convención ante los casi 5,000 delegados y otro, Marc Anthony, cantará el himno nacional en el acto público del jueves en el cual Obama aceptará la candidatura.

Otros rostros latinos en la convención demócrata serán los de la presentadora televisiva Cristina Saralegui y la actriz/activista Eva Longoria, quienes prepararán el escenario para que Obama acepte la nominación de su partido la noche del jueves durante un evento al aire libre en el estadio Bank of America.

Las convenciones marcarán el inicio de la recta final hacia las elecciones del 6 de noviembre, cuando ambos partidos intensificarán sus esfuerzos por inscribir a nuevos votantes y animar a la mayor cantidad posible de votantes ya inscritos, incluyendo tres debates televisados entre los candidatos a presidente y otro entre los aspirantes a vicepresidente.