La burbuja de la educación

Es un hecho indiscutible. Según el Buró de Protección Financiera al Consumidor (CFPB), el monto de la deuda causada por la educación superior en Estados Unidos ha sobrepasado el billón de dólares (trillion en inglés). Este número es tan grande que es mayor que la deuda nacional de tarjetas de crédito y préstamos de automóviles. ¿Qué quiere decir esto? Que cada día se paga más por el privilegio de obtener una educación universitaria y los beneficios asociados con la misma disminuyen debido a la cantidad de personas que las poseen.

Desafortunadamente todavía hace falta el dichoso papelito de graduación para obtener los trabajos que son mejores pagados, pero las alternativas cada día son más viables. La relativamente nueva economía de los trabajos en línea requiere experiencia y, en muchos casos, esta es más importante y determinante que ningún otro tipo de certificación y educación.

Si en realidad lo que se desea es aprender, cada día hay más recursos para aprender en línea y lo mejor de todo es que una gran parte son gratuitos como Youtube.com/education y Khanacademy.com, sitios donde se puede aprender de las mejores universidades del mundo y sin que pagar un centavo.

Te voy a poner un ejemplo. Recientemente necesitaba un desarrollador y decidí aventurarme a oDesk.com, un sitio donde se puede contratar a un experto sin importar su localización geográfica. Al publicar la descripción de mi proyecto, recibí más de 60 personas interesadas en el trabajo. Estas personas residen desde Inglaterra hasta Colombia y Perú y, por supuesto, en todas la provincias pronunciables de India.

En estos momentos existe una burbuja en el campo de la educación superior semejante a la burbuja de los bienes raíces y es cuestión de tiempo para que explote.