Buena semana para latinos

El voto latino puede ser el que mueva la balanza a favor de un candidato en varios Estados de la Unión Americana, que son clave para obtener una mayoría del Colegio Electoral y donde la contienda presidencial está muy cerrada. Los votantes, los números y la geografía les da una influencia creciente.

Por eso hace unos días la comunidad latina fue uno de los centros de atención de la campaña presidencial, comenzando con el discurso del candidato republicano, Mitt Romney, durante la reunión anual de la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos y después fue seguido por entrevistas especiales del presidente Obama y Romney en Univision.

Cabe recordar que la Comisión de Debates Presidenciales negó la petición de la cadena nacional hispana para organizar un debate presidencial. Ante este panorama los dos candidatos aceptaron participar en foros especiales de una hora transmitidos por Univisión.

Esto habla bien de la cadena y su compromiso con los votantes hispanoparlantes. Pero aún habla mejor del valor político que los candidatos -a esta altura de la elección- otorgan a los comunidad latina.

La coyuntura actual de Obama y de Romney con los hispanos son muy distintas, como lo son sus expectativas hacia estos votantes. El primero debe recuperar la confianza perdida por promesas incumplidas como la reforma integral de inmigración. El segundo tiene que ganar esa confianza y -como no lo puede hacer con sus propuestas de inmigración- se limita a recordar que Obama no cumplió su palabra. El Demócrata quiere mantener la gran diferencia actual a su favor y el Republicano le basta con llegar al 38% de respaldo latino.

Los foros sirvieron precisamente para marcar las claras diferencias en estilos y maneras entre los dos candidatos sobre inmigración, la economía y otras áreas muy importantes.

Creemos que el esfuerzo de los candidatos, como del medio, ayudará a la decisión que tomen los votantes hispanoparlantes. Esto es especialmente relevante para las contiendas en los estados clave todavía en disputa, como Carolina del Norte, Colorado, Florida, Iowa, Michigan y Virginia, entre otros.

En repetidas ocasiones hemos dicho que los latinos se benefician cuando ambos partidos se disputan su voto. Por eso, la semana pasada fue buena para los hispanos.

?>