Barrios hispanos en riesgo

Varias zonas hispanas corren riesgo de perder representación en el Concejo Municipal y ver cambios innecesarios en sus comunidades, a menos que se organicen para exigirle una propuesta más justa a la comisión que redibuja el mapa de distritos electorales.

El actual borrador de mapa -que derivará en un plan final a ser aprobado a comienzos de noviembre- divide desfavorablemente a comunidades latinas por toda la ciudad, diluyendo el voto hispano en varios distritos y afectando la posibilidad de elegir o reelegir a candidatos hispanos.

En varios casos, las nuevas líneas no tienen sentido. La propuesta, por ejemplo, modifica al distrito 8 (que abarca El Barrio/East Harlem) de una manera tan radical que deja la mitad en El Bronx, y tan absurda que excluye al histórico local hispano La Marqueta (entre las calles 111 y 115, con Lexington Avenue, en Manhattan). Como varios activistas han mencionado, eso es lo equivalente a sacar al Teatro Apollo del distrito que representa al corazón de Harlem.

Comunidades hispanas del Alto Manhattan, Lower East Side, el suroeste de El Bronx, y Sunset Park, entre otras, podrían también resultar adversamente impactadas.

La redistribución de distritos -que ocurre cada 10 años para reflejar cambios poblacionales- es un proceso altamente político, a menudo usado para satisfacer intereses de partidos y candidatos. Sin la intervención de comunidades afectadas, líderes políticos y funcionarios electos tomarán decisiones que favorezcan principalmente sus intereses.

La Comisión de redistribución -un ente de 15 miembros de los cuales sólo tres son hispanos- opera bajo un estricto (y preocupante) cronograma. Pero aún hay tiempo para lograr cambios.

La semana que viene, la Comisión realizará una segunda ronda de audiencias públicas en cada condado, donde grupos e individuos pueden dar sugerencias y expresar preocupaciones. También recibe testimonios a través de http://www.nyc.gov/districting.

Ya varios grupos de defensa -entre ellos LatinoJustice PRLDEF y el National Institute for Latino Policy- han presentado un mapa alternativo más justo y equitativo.

La Comisión debe escuchar las preocupaciones de la creciente y pujante comunidad hispana. Actualmente, hay 11 latinos en el Concejo. Si esta redistribución es exitosa, debería unir a la comunidad latina de manera de aumentar, o al menos preservar, nuestra representación.