Obesidad impide una vida sexual plena

Además de ser un riesgo importante para la salud, la obesidad impide el correcto desempeño sexual, especialmente de las mujeres, y puede provocar algunas disfunciones.
Obesidad impide una vida sexual plena
La obesidad puede impedir tener una vida sexua plena.
Foto: Creative Commons

La obesidad también representa un problema de peso en la vida sexual de mujeres y varones que sufren esta enfermedad, pues los padecimientos que desencadena, como diabetes e hipertensión arterial, pueden provocar disfunciones sexuales.

En el caso de las mujeres, explica Claudia Rampazzo, sexóloga, terapeuta y educadora sexual, la obesidad, además de ser un problema estético afecta la sexualidad.

“Muchas mujeres, al estar incómodas con su aspecto, suelen sentirse avergonzadas a la hora de tener sexo. Se inhiben con ciertas posiciones, evitan la desnudez, prefieren apagar la luz y no expresan todo su potencial.

“Si además de obesidad sufren diabetes, la incomodidad estética viene acompañada de problemas aún más graves, pues se ven alteradas la lubricación vaginal, la erección del clítoris y la obtención de un orgasmo”, señala.

Asimismo, precisa la especialista, son más frecuentes las infecciones vaginales y de vías urinarias.

“Por otro lado, aumenta el esfuerzo físico requerido para la actividad sexual y muy frecuentemente las mujeres obesas se quejan de dolor articular en las piernas, así como de espalda”, afirma.

Rampazzo comenta que la sexualidad masculina no se ve tan afectada desde el punto de vista estético, como en el caso de las mujeres.

“En mi experiencia clínica, los hombres se ven menos afectados por su apariencia que las mujeres y se avergüenzan menos de su obesidad a la hora de tener sexo, aunque cada vez es más frecuente encontrar varones preocupados por su aspecto físico, que sí les preocupa”, precisa.

La experta indica que los hombres con obesidad tienden a tener niveles disminuidos de testosterona, lo que afecta en ellos tanto el apetito sexual como la potencia eréctil.

“Es frecuente que eviten los encuentros sexuales y que tengan problemas tanto para lograr como para mantener la erección”.

Por lo que, para la sexóloga es fundamental tener un peso saludable, pues está demostrado que mantenerse en un peso adecuado disminuye la posibilidad de padecer enfermedades, como las disfunciones sexuales.

Además es muy importante que quienes padecen éstas últimas acudan con sexólogos para tratarlas.