Obama vs Romney

Obama vs Romney

¿Fue Romney (la veleta política del vecindario, el verdadero triunfador del debate del 3 de octubre? No soy (y mucho menos, experto), un analista político de primer nivel, soy un empírico, “discípulo” de Locke, y como él, no soy estúpido, sino uso el sentido común, o la lógica natural. Quizá sea por eso que no me dejo arrastrar por los comentarios precipitados de los “expertos”, especialmente de los pontificadores.

Hubo alguien, al que invitaron y presentaron como analista político, en el noticiario de Univisión (no recuerdo el nombre), para que comentara sobre quién fue el ganador del mismo. Convino que, en términos generales, el triunfador fue Romney debido a que Obama se presentó un poco apático, y Romney más agresivo. Pero al finalizar su análisis dijo una contundente gran verdad: “El debate fue un empate virtual, y en materia política, en estos empates, el que sale como ganador es el candidato retado (Obama), y no el retador (Romney).”

Para los amantes del fútbol hago una analogía; lo que pasó en el debate, es que Obama le permitió a Romney que se apoderara del balón y de la media cancha, por unos minutos más que él. Pero los republicanos no metieron goles a pesar de eso. Y un partido sin goles no prueba nada.

Obama tiene que entrenar más, y tener más cuidado en al portería. Necesita más colaboración de su cuerpo técnico, para que gane, sin atenuantes, nuestro equipo: “Demócratas Fútbol Club”.

Los hinchas desempeñan un papel importantísimo en el triunfo del equipo. Dejando las analogías a un lado, considero que no debemos dejarnos desaminar por un pequeño tropiezo. No seamos derrotistas. Recordemos estas palabras de George Washington, cuando al iniciar su lucha por la independencia, tuvo su primera derrota: “La derrota no es más que un motivo para esforzarse; la próxima vez lo haremos mejor”.