Afuera los cuatro y de un plumazo

Lo que se consideraba como una épica actuación, se esfumó de un plumazo, al quedar eliminados los cuatro representativos ecuatorianos en los octavos de final de la Copa Sudamericana de fútbol.

Uno peor que otro. Pero sin duda habría que destacar la presentación del benjamín del torneo, la Liga de Loja, que en sus partidos no perdió de visitante y fue eliminado por un autogol en el empate 1-1 en su estadio Reina del Cisne, porque en el choque de vuelta en el mítico Morumbi, se dio el lujo de dividir honores sin goles con el favorito Sao Paulo.

La “Garra del Oso”, como se le apoda al equipo sureño ecuatoriano, venció fuera de casa al Monagas (Venezuela) 2-0, Nacional de Montevideo 2-1 e igualó sin anotaciones en Brasil.

Para un equipo sin jerarquía internacional está bien. Lo lamentable es lo de Barcelona y Emelec que ya tienen un largo trajinar en este tipo de confrontaciones y penoso lo del campeón ecuatoriano Deportivo Quito que nunca pudo sostener un marcador positivo en su reducto para después ser vapuleado en los partidos de revanchas.

En la versión anterior, Los “Chullas” habían sacado una ventaja de 4-1 sobre la Universidad de Chile y luego fueron apabullados 6-0 en Chile. Para colmos, en el actual certamen, lo que parecía una clasificación segura tras ganar 2-0 al Tigre en el Olímpico Atahualpa, se convirtió en pesadilla tras caer sin atenuantes por 4-0 en Argentina.

Emelec nadó tanto para morir en la orilla. Hizo lo más difícil, rescatar un empate 2-2 en Santiago para caer 1-0 en Guayaquil ante la Universidad de Chile, vigente campeón que busca su segunda corona.

Barcelona pagó en el Monumental su falta de contundencia ofensiva y, en Brasil, crasos errores defensivos con un plantel que sintió la ausencia de algunos titulares.