Debemos encuestar a los boricuas en el estado

Cada cuatro años al acercarse las elecciones presidenciales los analistas políticos, los expertos y los más importante medios de prensa en Estados Unidos descubren el voto puertorriqueño en la Florida. De repente se dan cuenta que aunque hayan nacido en la isla son ciudadanos americanos y si viven en los Estados Unidos tienen derecho al voto.

Siempre se les olvida que en la Florida los puertorriqueños, son el segundo mayor grupo de votantes hispanos en el estado –y cada día se acercan más al número de votantes cubanoamericanos. Ah, y los puertorriqueños casi siempre votan por los candidatos demócratas.

Para no variar ya ocurre lo mismo este año. Está de moda hablar del voto puertorriqueño en la Florida. Todo el mundo habla con su verdad en el puño convencidos que ellos, y solamente ellos, saben lo que va a suceder.

El único pequeño problema es que todos los que hablan del voto puertorriqueño con seguridad se olvidan que hasta ahora nadie ha hecho una encuesta del voto de los boricuas en el estado.

Lo que sabemos del voto puertorriqueño es anecdótico, de acuerdo a Eduardo Gamarra, politólogo, encuestador y profesor de Florida International University (FIU). Pocos saben más del tema que Gamarra.

De acuerdo al Departamento de Elecciones del Estado en la Florida hay 1,551,000 hispanos inscritos para votar. Ellos, de acuerdo al Pew Research Center representan el 13,5% de los votantes del estado. Hay 463,000 que se han inscrito como republicanos, 529,000 como demócratas, y 316,000 no tienen preferencia partidista.

Al ver las cifras pudiéramos concluir que los demócratas tienen las de ganar el voto hispano en el estado. Pero, eso, no es así. No nos apresúremos.

Hay decenas, por no decir cientos de encuestas del voto de los cubanoamericanos. Una encuesta de Mason-Dixon Poll a principios de mes mostraba que el 76% de los cubanoamericanos en Miami Dade dijeron que iban a votar por el candidato republicano, Mitt Romney, el ex gobernador de Massachusetts. Hace más de 10 años que los encuestadores aseveran que los cubanoamericanos van a cambiar de intención de voto. Pero hasta ahora no han dado pie con bola.

Si el margen proyectado por Mason-Dixon se materializa el día de las elecciones, estos comicios le darían el mayor apoyo al Partido Republicano desde el año 2000.

Es más, Gamarra agrega que los cubanoamericanos salen a votar en un porcentaje enorme. El resto de los hispanos, sólo el 50% de los que están inscritos votan.

De ser cierto esto, y de ser realidad el resultado de una encuesta de Mason-Dixon que dice que de los votantes que viven en los condados aledaños a la interestatal I-4 prefieren a Romney sobre el presidente Barack Obama por un margen del 51 al 45%, el estado de la Florida debe otorgarle sus 29 votos electorales a Romney. Y debiéramos saber el resultado temprano el martes en la noche.

Sin embargo, ¿qué dicen del voto puertorriqueño? La mayoría de ellos viven en los condados de Orange y Osceola, ambos aledaños a la interestatal I-4. Hay evidencia anecdótica del voto boricua en las últimas elecciones. Los que saben de estas cosas dicen que los boricuas votaron en contra del ex gobernador republicano Jeb Bush la primera vez que se postuló al cargo. Después votaron por él dos veces. En el 2000 dicen que votaron por el ex vicepresidente demócrata Al Gore y que en el 2004 los hicieron por el republicano George W. Bush. Ah, y el senador Marco Rubio ganó el voto en esta zona.

Todo esto lo entienden los que siguen el voto estatal de cerca. Sin embargo no deja de ser una desgracia que tengamos encuestas al granel para comentar sobre el voto de los cubanoamericanos y no tengamos lo mismo para analizar el voto de los puertorriqueños.

Eso es inaceptable. Los puertorriqueños ya son el segundo mayor grupo de votantes hispanos en la Florida. Tenemos encuestas para todo tipo de grupo de votantes. Ya es hora que tengamos lo mismo para los boricuas.