Cotejo de grandes kilates

Nueva York/EFE – Las selecciones de Brasil y Colombia se medirán hoy en Nueva Jersey en un amistoso que representa el milésimo partido de los pentacampeones del mundo y para los dirigidos por José Pekerman la posibilidad de ratificar el buen desempeño en las eliminatorias con Falcao como líder.

Para Brasil, este será el partido más difícil que juega después de los Juegos Olímpicos y la primera prueba seria de preparación para la Copa de las Confederaciones del próximo junio.

El seleccionador nacional, Mano Menezes, lo enfoca como un paso más para montar su equipo, para ganar continuidad en el estilo de juego y mejorar los automatismos en el centro del campo y la delantera, por lo que repetirá en la medida de lo posible el once titular de los últimos partidos.

Los volantes Paulinho y Ramires estarán encargados de la contención en el centro del campo; Oscar, Kaká, Neymar y un delantero más serán los responsables del ataque, que probablemente seguirá el esquema 4-3-3.

La única duda en el equipo de Menezes es quién ocupará el lugar de Hulk, que causó baja por lesión, si será Lucas Moura, quien se incorporará al París Saint Germain en enero, o Leandro Damião.

Menezes solo tuvo tiempo para realizar ayer un entrenamiento para elegir una de las dos opciones- primar el músculo de Damião o lo imprevisible y la rapidez que aportaría Lucas Moura.

Otro quebradero de cabeza para Menezes será parar a Falcao García y el resto de la selección colombiana, que ha confesado que le preocupa por la disciplina táctica que le ha imprimido el $écnico argentino José Pekerman.

Brasil tiene un amargo recuerdo de su último partido en el estadio MetLife de Nueva Jersey pues Argentina ganó por 4-3 a Neymar y compañía el pasado con destacado desempeño de Lionel Messi.

?>